Nicole Kidman, un esperado y desnudo retorno

Puede que para algunas dejar de ser la gran estrella de Hollywood que un día brillaba en lo más alto del firmamento sea lo más parecido a una maldición. Pero en el fondo, los grandes mitos, los que perduran, son aquellos que saben resurgir con fuerza después de un batacazo.
Y eso es precisamente lo que está haciendo, y con acierto, Nicole Kidman, que a sus 45 años aparece más impresionante que nunca en el número de septiembre de la famosa V magazine. Desde que se casó con Keith Urban, nos hemos acostumbrados a su imagen casi monacal, por no decir aburrida, y lo que es peor, sin una sola película digna de ser recordada desde que ganó aquel Oscar por Las Horas en 2002.

V Magazine / Mario Testino
Por eso, es normal que muchos hayamos quedado en estado de shock al ver a la nueva Nicole, casi desnuda y enseñando trasero bajo una sugerente falda de cuero.

[Relacionado: Emma Stone vs. Nicole Kidman]

La actriz se ha dejado seducir por Mario Testino, autor de la fotografía de portada del reportaje, que aprovecha la promoción de The Paperboy para recordarnos por qué hubo un tiempo en el que no queríamos que esta pelirroja se fuera nunca de nuestras vidas.

V Magazine / Mario Testino
Pero en el fondo, como decíamos, pasar por un bache en Hollywood, más que una maldición, es una oportunidad única, ya que en ese estado de bajón, lejos de la presión de publicistas y estudios, es cuando los actores se pueden permitir el lujo de ser libres y experimentar con su imagen a su antojo.

[Relacionado: 9 looks de celebrity que no debes imitar]

Porque seamos sinceros, a la Nicole de Moulin Rouge nunca se le habría permitido posar de esta guisa (acordaos, si no, de la polémica que levantaron sus escenas en la Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick).

V Magazine / Mario Testino
En cualquier caso, esperemos que esta portada no sea una simple anécdota sino el principio de una nueva etapa en la carrera de la nueva Nicole Kidman.

[Relacionado: El desnudo más esperado de Miranda Kerr]

Y no lo decimos porque creamos que aparecer medio desnuda en una revista sea necesario para volver a ser querida por el público, sino porque seguramente la Kidman hará un análisis de conciencia y, al enfrentarse a una retrospectiva sobre su filmografía, se planteará la necesidad de apostar por una nueva estrategia profesional cuando el próximo 3 de octubre reciba un homenaje a toda su carrera en la 50 edición del Festival de Nueva York.