45 libras: el precio de un vestido de la Reina de Inglaterra

Hanna ter Meulen pasó por delante del escaparate de la tienda que Acne tiene en Mayfair, Londres. En él vio una foto de la Reina Isabel II, vestida de azul. En principio todo parecía en orden, ya que el retrato formaba parte de la exposición Snowdon Blue, consagrada a diferentes tonalidades de azul en fotografías de diferentes iconos culturales. Está David Bowie, está Serge Gainsbourg, está Manolo Blahnik y está la Reina. Hanna, que es diseñadora, se quedó mirando fijamente su foto.

La Reina Isabel II, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres

Había algo peculiar en ella, algo que le sonaba. Y, entonces, se dio cuenta. Ella ya había visto en otro lugar ese vestido azul que llevaba la Reina, un traje azul hecho a medida por Hardie Amies –el diseñador encargado del armario de la Reina desde 1955 hasta 1990–. ¿Y dónde lo había visto? En eBay.

[Relacionado: Los sombreritos de los Royals]

Sí, hacía tiempo que la Hanna ter Meulen se había topado por casualidad con ese diseño mientras curioseaba en la página web de modernas subastas. Volvió a comprobar si lo que sospechaba era cierto. Y sí, lo era. Hanna hizo una puja de 25 libras por él y no fue aceptada. La subió a 45 (57 euros) y, ¡adjudicado!

Haciendo un poco de investigación descubrió que quien lo había sacado a subasta era una tienda de prendas de segunda mano de Dalston –en el Este de Londres, donde se concentra un gran número de tiendas de ropa vintage–, regentada por Ayla Clissold.

[Relacionado: Kate Middleton y sus ajustadísimos pantalones]


Alysa es coleccionista y amante de la ropa de segunda mano y recordó perfectamente cómo había llegado a su tienda ese vestido: lo compró al por mayor en una venta enorme de prendas usadas por la espartana cifra de 30 peniques.

Ayla contó al Sunday Times que “cuando lo encontré me di cuenta de que era algo especial y que era una buena prenda. No lo había vendido nadie en concreto, estaba en medio de una marabunta de ropa que había sido donada. Cuando me di cuenta de quién lo había diseñado, me lo llevé a casa y allí lo guardé. Pero mi marido decidió venderlo”.

[Relacionado: Carlota Casiraghi, una princesa en mocasines]

El vestido, que ahora pertenece a Hanna ter Meulen, se podrá contemplar en la exposición By Royal Appointment que se inaugura en noviembre, enmarcada en las celebraciones del Jubileo de la Reina.

También os puede interesar: