Aimi Hodges: si vendes tu ropa por eBay, asegúrate de estar vestida

Aimi Hodges, una joven de 21 años de Oxfordshire (Reino Unido), no sabía lo que se le venía encima tras subastar desnuda (solo llevaba un sujetador) un vestido amarillo de la firma Asos a través de eBay. ¿Lo hizo sin darse cuenta o era todo una estrategia publicitaria?

La imagen que le costó un disgusto a Aimi (Foto: eBay)

Lo cierto es que la joven parecía real y las pujas llegaron a la exorbitante cifra de 150.000 libras, demasiado dinero para un vestido que cuesta 15,99. Evidentemente, la razón de haber alcanzado esa cantidad es que Aimi no solo compartió el vestido en la Red sino también su cuerpo desnudo por culpa de su espejo.

[Relacionado: Los descuidos más inoportunos de las celebrities]

A pesar de que la chica cambió la foto por otra en la que aparecía únicamente el modelito y eliminó la anterior, su desnudo se difundió rápidamente por las Redes Sociales. En especial vía Twitter, llegando a ser trending topic en Reino Unido con el hashtag #ebayellowskaterdress.

Por su parte, Hodges ha admitido al diario británico The Sun que su error le ha resultado muy embarazoso: “Después de esta estupidez, el mundo entero me ha visto desnuda”, subrayó.

Precisamente ha sido en la red de los 140 caracteres donde varios usuarios han cuestionado la foto,  afirmando que este “descuido” es una gran estratagema de marketing: "What a well example of good marketing (Qué gran ejemplo de buen marketing) ",  tuiteaba @paetweet.

En cambio otros como @camomix2010 se han burlado directamente del desliz de la joven:

"Si vendes tu ropa por eBay, revisa que por lo menos llevas puesta alguna". No es la primera vez que la famosa plataforma de subastas nos sorprende con un tema similar. Hace dos años una mujer llamada Taylor Morgan subastó toda la ropa de su ex novio posando semidesnuda.

[Y además... El vestido record de Michelle Obama vale 69 euros]

La iniciativa de Morgan tuvo un éxito aplastante y su propietaria obtuvo miles de dólares por las ventas. ¿Creéis que en este caso se trata de un descuido encubierto para publicitar la marca? De ser verdad, seguro que la pobre Aimi ha aprendido la lección.