Alimentos que pueden causar alergia al bebé

Aunque tu hijo tenga alergia a cualquiera de los siguientes alimentos no debes preocuparte porque siempre podrás encontrar alternativas que cubran las necesidades del niño.

Alimentos que pueden causar alergia al bebé

Los alimentos que más reacciones alérgicas provocan en los niños son: La leche de vaca: En realidad, no es la leche, sino sus proteínas (lácteas y séricas). La reacción se manifiesta entre los 3-6 meses de vida y desde las primeras tomas. El principal aporte nutricional de la leche son esas proteínas de excelente valor biológico y el calcio. Pero tranquila, porque en el mercado existen fórmulas adaptadas a base de proteínas altamente hidrolizadas (consideradas hipoalergénicas) y leches elementales (con proteínas fragmentadas en aminoácidos), que cubren las necesidades del niño.

También se puede optar por leches vegetales como la de soja o la de almendra, que contiene nutrientes similares a la de vaca y es bien aceptada por los niños por su sabor. Otras opciones válidas son la leche de arroz, de mijo o de maíz. Por otro lado, si te preocupa el aporte de calcio ten presente que hay muchos alimentos con cantidades iguales o superiores a los de la leche, como las verduras de hoja verde y las legumbres.

Son equivalentes en calcio a medio vaso de leche: 50 g de espinacas o 100 g de acelgas o berros, 50 g de alubias o 110 g de garbanzos, 2 sardinas en conserva, 20 almendras o avellanas o 3 higos.

Presta atención a las etiquetas de carnes procesadas, como el jamón de York o la mortadela, las salchichas, sopas de sobre, cereales, pasta, bollería, helados, batidos o chocolate, pues pueden contener leche.

Huevo: La reacción alérgica se manifiesta desde las primeras ingestas, hacia los 10-12 meses. Altamente proteico, el huevo contiene hierro, vitaminas (sobre todo del grupo B), calcio, fósforo, selenio y zinc. Si tu hijo no puede tomarlo, sustitúyelo por 80-100 g de carne, pescado o ave. Las legumbres son también buenos sustitutos, así que puedes optar por 80 g (en crudo), de guisantes, lentejas o garbanzos. Cuidado al adquirir pasteles, sopas de sobre, helados o salchichas, ya que pueden llevar huevo.

Pescado y marisco: Con nutrientes equivalentes a los del huevo, puedes sustituirlos por cantidades similares de carne, ave o legumbre. Tomar dos huevos por cada 100 g de pescado o marisco es otra opción.

Legumbres: Sus aportes nutricionales fundamentales equivalen a los del huevo, la carne, las aves o el pescado, de manera que puedes darle a tu hijo unos 100 g de éstos o un par de huevos, en lugar de un plato de legumbres.

Frutas: Son las denominadas rosáceas (manzana, pera, melocotón, albaricoque, ciruela, cereza, fresa) y las cítricas las causantes de la mayoría de las reacciones alérgicas. Por otro lado, el aumento del consumo de frutas exóticas ha disparado las reacciones a frutas como el kiwi o el aguacate. Basta con evitar las responsables de la alergia y elegir otras para obtener fibra, vitaminas y minerales.

Frutos secos: Nuez, castaña, cacahuete y avellana son los responsables de la mayoría de las alergias. Pero su aporte de ácidos grasos y minerales se puede suplir con huevo, carne, ave o pescado. Presta atención a las etiquetas de salsas, postres, chocolate y bollería, porque pueden contener trazas.

Más información:
Alergia a la leche.
Otitis en niños.