Aliviar el dolor de los puntos tras una cesárea o episiotomía

Los primeros días después de la cesárea serán duros, pero hay remedios que te ayudarán a alivar las molestias.

Aliviar el dolor de los puntos tras una cesárea o episiotomía

“Has pasado por una operación abdominal y vas a necesitar recuperarte, así que plantéate un mes tranquilo e intenta contar con apoyo logístico”, recomienda la matrona. Al principio la herida te dolerá, pero poco a poco pasará a ser sólo una molestia. Es normal que no localices el dolor en el sitio exacto donde ves la cicatriz, ya que lo que notas es la herida interior. Además, sentirás como si tuvieras corcho alrededor de la cicatriz. Esa pérdida de sensibilidad se va recuperando poco a poco, pero puede durar hasta tres meses.

¿Qué puedes hacer tú? Reposar. Por ejemplo, estando de pie la herida sufre más, porque aguanta peso, así que intenta encontrar tus momentos para estirarte. Al levantarte de la cama, hazlo de lado. Evita cargar peso y cuando cojas al bebé, hazlo estando sentada. Estornudar puede dolerte; apriétate con un cojín la barriga cuando te venga el estornudo.

En cuanto a las episiotomías “son molestas, pero en general no son muy dolorosas”, dice la doctora Suy. Aun así, si te duele, pide a tu médico algún medicamento que te alivie. En el postparto inmediato va muy bien aplicar hielo (metido en un guante de goma) para desinflamar la herida. Por otro lado, el miedo a hacerte daño o a que se abran los puntos cuando vas al baño es común, pero en realidad es improbable. De todos modos, sigue una dieta rica en fibras y bebe mucha agua. Y si es necesario, consulta a tu ginecólogo si puede recetarte algún enema.

También es normal que los puntos molesten al andar; pasará en unos días. Y descubrirás que sentarte resulta difícil: el mejor modo de hacerlo es apoyándote hacia el lado opuesto a los puntos. Los flotadores están en desuso, porque provocan que los puntos se tensen; es mejor que te sientes en una superficie dura. Un truco: antes de hacerlo contrae los glúteos y luego relájalos.

Por último, ten presente que en las cesáreas la incisión vertical cicatriza más rápido que la horizontal. Y en las episiotomías, el corte oblicuo es menos molesto y cicatriza mejor que el vertical. En todo caso, teniendo los cuidados que te recomendamos, tu recuperación será mejor de lo que esperabas. ¡Seguro!

Cuándo debes acudir al médico
En las siguientes circunstancias es preciso realizar una visita al médico para que eche un vistazo a la herida:

  • Si la cicatriz de la cesárea se pone roja o si supura líquido o sangre acude al ginecólogo, ya que estos síntomas podrían indicar que hay una infección o que se ha producido un seroma (acumulación de líquido seroso). Esta última es la complicación más común y se da casi en el 5% de los casos.
  • Es bastante raro que la episiotomía cause complicaciones. La más habitual es la formación de algún hematoma superficial. Resultan molestos, pero no revisten gravedad. Si a ti te ocurre, aplicarte una bolsa de hielo envuelta en un paño te aliviará mucho.
  • Otro contratiempo es que la herida de la episiotomía se abra un poco antes de cicatrizar. A veces ni se nota y otras sí sentirás alguna molestia. El ginecólogo podrá recetarte algún medicamento para calmar el dolor.
  • La verdadera complicación de este corte es que surja alguna infección, pero no llega al 1% de los casos. Las infecciones de la episiotomía causan dolor, puede subirte la temperatura y te notarás la zona hinchada y caliente. El ginecólogo te recetará antibióticos.

Más información:
Cesárea programada.
Pérdida del tapón mucoso.