Asientos de avión con microclima

Uno de los peores aspectos de un viaje en avión es la impredecible temperatura en la cabina de pasajeros. Tras el despegue, a veces incluso antes, unos tienen frío, otros se más bien calor y el tercio restante se encuentran destemplado. Una entidad de investigación alemana, el Fraunhofer Institute for Building Physics IBP, está desarrollando un sistema para que cada pasajero pueda ajustar la temperatura a los grados que desee.


Se trata de crear mandos de control en cada asiento, conectados a un purificador de aire, un humidificador y también a unas rejillas que hay en el asiento. Según el Dr. Gunnar Grün, responsable del proyecto, se trata de algo tan sencillo como de adoptar un sistema similar al que ya se usa con los coches.

[Relacionado: Los peores hábitos de un pasajero de avión]

Actualmente solo pueden manejar las rejillas del aire para acercar o alejar el chorro de tu asiento. Ni siquiera eso: la mayoría de la gente los apaga para evitar el molesto ruido que producen, según ha demostrado un estudio reciente de las aerolíneas.



De momento, el sistema se ha probado en varias simulaciones de laboratorio obteniendo resultados prometedores. Esta misma semana se realiza un test en un Airbus A-310, pero los resultados tardarán en hacerse públicos.

Se están valorando diversas alternativas: el control se puede instalar en los reposabrazos, en el reposacabezas o en los flexos de lectura (esto último, solamente en primera clase, que es dónde suele haberlos). Tampoco hay una fecha prevista para que se comercialice el invento, según explica Mashable, prestigiosa web estadounidense especializada en tecnología. Si triunfan, habrán logrado -literalmente- proyectar un soplo de aire fresco sobre la industria aeronáutica.