Los beneficios del triciclo en el niños

Una manera muy amena de pasar parte de la mañana o la tarde es llevar a los niños a montar en triciclo. Así se lo pasan genial y mejoran su forma física. Eso sí, hay que mantenerse cerca de ellos para prevenir sustos.

Los beneficios del triciclo en el niños

Los niños pequeños tienen una imperiosa necesidad de estar casi todo el día moviéndose. Y es muy bueno que lo hagan: así desfogan energías, eliminan tensiones, ejercitan sus músculos y fortalecen sus huesos.

Por todo ello debes procurar sacar un rato todos los días para dar un paseo con tu hijo, llevarle a los columpios, dejarle chapotear en la bañera...Y animarle a montar en triciclo (para los más pequeños existen modelos que son sillas de paseo transformables en triciclo, con barra de empuje que se quita cuando el niño ya sabe pedalear y manejarlo solo).

Al montar en triciclo ganan fuerza, estabilidad...
También es muy saludable que se aficione a pedalear montado en su triciclo (de momento se sentirá más seguro en él que en una bicicleta, incluso aunque tenga ruedines), no sólo por lo divertido que le resultará, sino por los múltiples beneficios que reporta este “deporte”: Al pedalear los niños fortalecen el corazón y las piernas. Mejoran su sentido del equilibrio. Entrenan la coordinación de los movimientos de sus brazos y sus piernas, así como la capacidad de atención y los reflejos. Al comprobar que no necesitan de un adulto para conducir su vehículo ganan seguridad en sí mismos. Recorrer varios metros de forma independiente les brinda una nueva concepción del espacio y del tiempo. Montados en su triciclo encuentran una nueva forma de jugar y de relacionarse con otros niños.

Después de pasar un buen rato montando en triciclo, tu hijo llegará a casa más cansado y al haberse desfogado, no necesitará saltar en el sofá ni corretear por el pasillo, algo que agradecerás mucho.

Medidas de precaución si monta en triciclo
Ahora bien, para que sus sesiones de pedaleo transcurran sin percances, además de comprarle un buen triciclo, llévale a una zona que esté cerrada al tráfico y sea lisa y llana.

También es fundamental que aunque tu hijo maneje su triciclo perfectamente, no te separes mucho de su lado, no sea que se ponga a pedalear, te pierda de vista y se extravíe.

Y si tenéis la suerte de vivir en un chalé, no te olvides de impedirle el acceso a la calle, a las escaleras y a la piscina. Con niños pequeños, y más aún “motorizados”, cualquier precaución es poca para evitar sustos.

El triciclo debe reunir estas características
Los triciclos de hoy tienen un aspecto bastante similar a los de hace unos años, pero sus características son muy diferentes. Antes de comprar uno a tu hijo asegúrate de que reúne estas condiciones para acertar seguro.

  1. Es principalmente de plástico y las zonas de metal con las que el niño puede dañarse y los tornillos están recubiertos.
  2. Tiene los bordes redondeados, en lugar de angulares.
  3. Está decorado con pintura atóxica.
  4. Cuenta con ruedas anchas, para una mayor estabilidad.


¡Ideas que te ayudan a la hora de comprar un triciclo !
Hay triciclos con palo para que los empujen los padres. Son útiles cuando el niño se cansa de pedalear, pero hay que tener en cuenta que si es empujado, el ejercicio no lo hace el pequeño, sino los padres.

En el mercado también existen modelos evolutivos que empiezan siendo una sillita para el bebé y acaban convertidos en triciclo para cuando el peque crece.

Más información:
Hábitos de aseo en los niños.
Consejos para que tu niño no se pierda.