Caprichos de Lady in Red

El movimiento ‘Fatkini’

Las revistas, la publicidad, la televisión... todos los medios de comunicación nos tienen  muy marcada la imagen que debe tener una modelo de bañadores. Delgada, esbelta, con piernas infinitas, abdomen plano y ni rastro de celulitis (aunque sea a base de Photoshop).

Gabi GreggGabi Gregg

Sin embargo, Gabi Gregg, una blogger neoyorkina de veinticinco años con sobrepeso, cansada del estereotipo de belleza que impone la sociedad actual decidió tomar una iniciativa que ha dado la vuelta al mundo, colgando una serie de imágenes suyas en bikini sin importarle los kilos de más o los michelines, con un objetivo muy claro: quería transmitir un mensaje de autoestima, y de que estar contento con uno mismo y con su cuerpo no debería depender de la talla que se tenga. Además, animó a que otras chicas con sobrepeso enviaran también sus fotos, para demostrar que la belleza no es algo exclusivo de las tallas pequeñas.

[Relacionado: Vogue rechaza a las modelos ultradelgadas y menores de 16 años ]

Ni en sus mejores sueños podía esta joven imaginar la repercusión que iba a tener su iniciativa, a la que bautizó como "Fatkini: 31 Hot, Sexy Fat Girls in Skimpy Swimwear". Las imágenes están por todas partes y Gabi Gregg se ha convertido en toda una celebridad en Estados Unidos. Además, el movimiento "Fatkini" tiene cada vez más seguidoras. Ella afirma que la gran confianza en sí misma que tiene se la debe al apoyo de su familia y amigos, y que aprendió a amar su cuerpo.

[Relacionado: Los peores hábitos de salud femenina]

Cómo no, también tiene sus detractores, que afirman que la joven está promoviendo la obesidad. Sin embargo, ella insiste en que no, y en la importancia de tener un buen estado de salud. "Mi salud no tiene nada que ver con mi tamaño, sino con cómo me siento. Y me siento saludable", asegura. Su mensaje, que una mujer puede tener la talla que sea y ser feliz tal y como es. Una voz más que se une a la tendencia que promueve una belleza real y el destierro de las tallas cero.