Caprichos de Lady in Red

Regalos bonitos vs regalos prácticos

¿Qué le regalo a mi madre? Hay dos formas de plantearse el asunto: algo práctico que necesite y a lo que le vaya a dar uso o algo bonito que le haga ilusión y le vaya a encantar. Lo que está claro es que lo que necesita se lo comprará ella por lo que estoy más a favor del regalo bonito. Y si no recuerda cuando eras pequeño y debajo del árbol de Navidad aparecían unos calcetines o un diccionario de latín. Qué ilusión, ¿no? Y tú que querías un Scalextric o una Barbie Cenicienta...

También es cierto que hay regalos que dentro de ser prácticos, sí que pueden hacer ilusión, como por ejemplo una cafetera de último modelo para alguien a quien le encante el café, o el último gadget tecnológico para las madres más modernas.

Sin embargo, no conozco a ninguna mujer a la que no le guste un gran ramo de flores o una planta bonita.  Unas flores son siempre una apuesta segura (aunque eso sí, no demasiado original).

[Relacionado: Tómate tu tiempo y envuelve bien el regalo]

Con los perfumes pasa algo similar.  O aciertas con uno que le encante y le sorprenda o le puede dejar indiferente (a no ser que sea una fanática del perfume, que hay muchas). Otra posibilidad son los regalos relacionados con el bienestar y con las experiencias: el spa, masaje, escapada o cena gastronómica son una apuesta práctica y segura, sobre todo los que vienen en prácticos packs que puede reservar a su gusto y cuando mejor le venga. Además, algunos puede compartirlos con quien ella quiera.

En definitiva, debemos decidir si le compras cualquier cosa "para salir del paso" o te lo montas bien, te estrujas un poco los sesos y piensas en algo que le vaya a emocionar. ¿Qué decides?