Caprichos de Lady in Red

Seis trucos para conseguir un vientre plano

Cada año, según se va acercando el verano, le vemos las orejas al lobo y empezamos a buscar formas para mejorar nuestro aspecto de cara al buen tiempo, al bikini y a la playita. Te proponemos seis sencillos trucos que te ayudarán a mantener el vientre plano mejorando tus hábitos diarios. ¡Toma nota de todos!

Trucos para un vientre plano

En primer lugar, presta mucha atención cuando vayas a comer: mastica bien los alimentos antes de tragarlos, lo que además de mejorar la digestión, hace que te sacies más fácilmente y así, comas menos. No abuses del chicle, ya que al masticarlo tragamos aire, lo que  ayuda a que el vientre se hinche como un globo.

[Relacionado: Perder cuatro kilos para Semana Santa]

Los abdominales, básicos. Para poder un lucir un vientre plano es fundamental trabajar los abdominales, pero dentro de un orden: el objetivo es conseguir unos abdominales largos y tónicos, femeninos, no al estilo "tableta de chocolate", como una atleta de alta competición. El mejor ejercicio para tonificarlos es tumbada en el suelo, con las piernas flexionadas, llevando las rodillas hacia el pecho (despegando la parte baja de la espalda), para trabajar los abdominales inferiores.

Cuida el tránsito intestinal. Las proteínas, los cereales y las verduras cocidas ayudan a mejorar el tránsito intestinal, lo que favorece la eliminación de los gases y la hinchazón. Por el contrario, la verdura cruda (en especial, la lechuga), los lácteos y las legumbres secas favorecen la formación de gases en el organismo, por lo que conviene controlar su ingesta. Mejor beber antes que durante las comidas, y evitar las bebidas gaseosas.

Plantas medicinales: ya sea en forma de infusiones, comprimidos o cápsulas, las plantas medicinales, como ya comentamos hace unos días, pueden ser una buena ayuda. La alcachofa, el rábano negro, el regaliz estimulan el tránsito, y el hinojo y el comino ayudan a disminuir la sensación de hinchazón.

Cosméticos. No esperes milagros de las cremas reductoras, aunque si las combinas con una dieta adecuada y con ejercicio, así como con un buen masaje a la hora de aplicarlas, sí que notarás resultados a la hora de eliminar grasas, evitar la retención de agua y facilitar la digestión. Aplícalas con un movimiento circular en el sentido de las agujas del reloj, y, después, con movimientos de rodamiento, pinzando la piel entre los dedos y haciéndola rodar de arriba abajo.

Por último, cuida mucho la postura. Una buena postura es básica para conseguir un vientre plano: mantente derecha y no encorves la espalda, porque dificulta la digestión y favorece el almacenamiento de grasas. Hombros hacia atrás, y tripa hacia dentro. Además, aquí jugamos con una ilusión óptica: al echar hacia atrás los hombros y sacar pecho, el vientre parece más liso.