Caprichos de Lady in Red

Víctimas del Photoshop

Una vez más, el Photoshop protagoniza las portadas de las revistas. Entre sus últimas víctimas, Jessica Alba (con un no-sé-qué que no termina de convencer y una mano deformada en la portada de la edición inglesa de Marie Claire de junio) y la modelo Coco Rocha, que está muy molesta con las imágenes que publicó la revista Elle Brasil en su número de mayo.

Jessica Alba, photoshopeadaJessica Alba, photoshopeada

Relacionado: Desastres del Photoshop: la hija de Kate Moss tiene muñones
Ya sea para mejorar ligeramente la calidad de las imágenes (modificar la luz o el color, eliminar brillos, etc), o para "perfeccionar" a sus protagonistas, es una constante que se repite una y otra vez en las revistas. Si se utiliza de una forma sutil, puede servir para eliminar ojeras o ligeras imperfecciones, o pequeños "detalles" como que se vea algún vello fuera de sitio, alguna evidencia de celulitis o incluso algún kilo de más que desaparece como por arte de magia. Hasta ahí, podría ser aceptable.

Relacionado: Demi Moore o un nuevo milagro del Photoshop

Sin embargo, lo que pasa de castaño oscuro es que se retoque a personajes públicos hasta el punto de resultar casi irreconocibles. No es nada raro que las revistas presenten en sus páginas  a celebrities tan retocadas que muestran un aspecto artificial y que se parecen bien poco a sí mismas... como también le ha pasado a Jessica Alba. Su rostro tiene un aire irreal, casi como de muñeca, ligeramente "robótico", que no sólo no le hace falta a la actriz, sino que chirría y nos indica que algo raro hay en la foto. ¿Y qué le han hecho en el pelo? Pero lo más cantoso de la foto, que parece increíble que nadie se haya dado cuenta antes de publicarla, es la totalmente antinatural muñeca de la actriz, de la que surge una extraña mano/pie. ¡La imagen habla por sí sola!

Coco Rocha, otra víctima del retoqueCoco Rocha, otra víctima del retoque

Cada vez son más las celebrities que reivindican su propia imagen y se quejan tras ver el resultado final de sus sesiones de fotos.  Es lo que le pasó hace menos de un mes a la top Coco Rocha, que declaró que tiene una política de no desnudarse (ni siquiera parcialmente) en sus shootings, y que para la portada de Elle Brasil posó con un body debajo de un vestido. "Ahora me encuentro con que fui 'photoshopeada' para que diera la impresión de que enseñaba mucha más piel de lo que realmente enseñaba o de lo que me siento cómoda enseñando". La modelo añade que fue muy específica al expresar, tanto oralmente como por escrito, a todo el equipo de la revista, que no lo hicieran. Por supuesto, la revista hizo caso omiso de sus indicaciones.

Relacionado: Vogue se pasa de Photoshop y deja sin pecho a una modelo.

A principios de año, pudimos ver a una Drew Barrymore más que "modificada" en la portada de InStyle Hace casi diez años a Kate Winslet le pasó algo parecido con la edición británica de GQ, en la que apareció guapísima y muy sensual... pero, según ella misma denunció en su día, "con las piernas un tercio más delgadas" de lo que realmente las tiene.

Drew Barrymore y Kate WinsletDrew Barrymore y Kate Winslet

Ya es cuestionable que se retoquen las fotos para dar una imagen irreal de la belleza o proponer estereotipos de mujer imposibles... pero que modifiquen a su antojo a las actrices o modelos que fotografían me parece un absurdo. Si no les gusta su aspecto, ¿por qué no eligen a otra? Sobre todo si la aludida no quiere que la retoquen.