Con derecho a roce

Cuando ellos dicen que no quieren tener sexo

El Informe EXCUSE, que estudia el impacto de la disfunción eréctil en el sexo masculino, desmonta el mito de que los hombres nunca o casi nunca dicen no, ya que más del 50 por ciento reconoce haber puesto algún pretexto.

El presente estudio, promovido por la Asociación Española de Salud Sexual (AESS) y la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), se basa en las respuestas de 1.050 españoles mayores de 35 años, (50 por ciento hombres) y (50 por ciento mujeres) de más de 35 años de edad y representativos de todas las Comunidades Autónomas.

Más de la mitad de los encuestados contestó que el motivo principal para no tener relaciones es el "estoy cansado".

Estar estresado, tener ansiedad, haber consumido alcohol o tener problemas económicos, especialmente ahora por la crisis económica, son otros pretextos utilizados con bastante frecuencia. Entre las evasivas más disparatadas, que han comido demasiado o que su equipo de fútbol ha perdido.

Pero en realidad, detrás de estas respuestas hay una realidad bien distinta. Según las conclusiones del Informe EXCUSE, 5 de cada 10 entrevistados reconocen que hay hombres que rechazan tener sexo debido a problemas de erección y que por ello utilizan otras razones o motivos como justificación.

Sin embargo, la vergüenza hace que sólo un 24 por ciento de los hombres llegue a reconocer que una de las razones para no querer tener un encuentro sexual es la disfunción eréctil.

[Relacionado: ¿Debemos aceptarlo todo en el sexo?]

Siendo los hombres más mayores, de 56 años en adelante, quienes más abiertamente hablaron de este tema, mientras que los de 35 a 45 insistieron en el fuerte sentimiento de vergüenza que les producía incluso aunque ya hubieran acudido a un médico y estuvieran en vías de solucionarlo.

"En ocasiones, se consuelan pensando que es normal o que son problemas propios de una edad determinada. En otros casos, piensan que están pasando por un mal momento o que tienen mucho estrés", señala el Dr. Ignacio Moncada, presidente de la AESS. "Sin embargo, la salud sexual también influye en cómo nos encontramos a nivel general y merece la pena acudir al médico porque estos problemas tienen solución".

El problema se agrava porque la disfunción eréctil aparte de provocar que el hombre se retraiga a la hora de tener relaciones sexuales, le acarrea un enorme sentimiento de ansiedad y repercute gravemente en su autoestima.

Aunque la solución, casi siempre, es más sencilla de lo que se piensa ya que hasta el 80 por ciento de los casos se puede deber a causas físicas, como enfermedades vasculares (diabetes, tensión alta, fallo renal) o enfermedades neurológicas, cáncer de próstata, efectos secundarios de medicamentos, etc...

"Se sabe que la disfunción eréctil es un síntoma centinela de otras enfermedades, especialmente las cardiovasculares. Un hombre que hoy viene a consulta con esta patología puede desarrollar en un futuro diabetes o problemas cardiovasculares, de los que la disfunción eréctil nos está avisando. Y a menudo el primer paso, reconocer el problema sexual, es el mayor obstáculo para ello", precisó el Dr. Moncada.

¿Alguna vez has rechazado tener relaciones sexuales con tu pareja? ¿Cuál fue el motivo?