Con derecho a roce

Dormir separados… ¡es bueno para la pareja!

Compartir cama cada noche, cuando el deseo sexual no es el mismo, puede ser otro motivo de descanso insuficiente con noches en vela y frustraciones para ambas partes. Lo dice un  estudio presentado en el festival de la British Science Association en Guildford (Inglaterra)

Domir mal causa problemas cardiacos, pulmonares, depresión e incluso rupturas.

Según el Dr. Neil Stanley, de la Universidad de Surrey, especialista en la higiene del sueño, el dormir juntos tiene varios inconvenientes que pueden derivar en problemas de salud y de pareja. Además, dormir juntos no es sinónimo de pareja bien avenida. Las pautas de descanso varían enormemente en casi cada pareja e incluso aún cuando se llevan muy bien puede que necesiten dormir separados.

[Relacionado: Diez errores sexuales que no debes cometer]

La tendencia a compartir la cama se realiza inconscientemente y por costumbre, solamente el acto de hacerlo separados es consciente. Hay muchos otros factores que hacen que una pareja duerma en camas separadas: la incompatibilidad de horarios debido al trabajo, la falta de acuerdo en cuanto a la temperatura en su habitación, que uno ronque, que de patatas al moverse o simplemente para evitar que el despertador de uno moleste al otro cuando está exhausto.

Stanley, que a la vista de los resultados de su estudio no duerme con su esposa, aseguró que históricamente "las parejas no compartían su cama" y se remontó a la época previctoriana e, incluso más atrás, a la Roma clásica para justificarse. "En la antigua Roma la cama marital sólo era sitio para el acto sexual, no para dormir", añade el investigador.

[Relacionado: In & out en sexo]

Esta teoría no es nueva ya que hace un par de años un sondeo de la Asociación Nacional de Constructores de Casas de EE.UU. predijo que en el 2015 el 60 por ciento de las casas construidas de forma privada (tu la mandas hacer) tendrán dos dormitorios principales, uno para cada miembro de la pareja.

Según se dijo entonces, el deseo de descansar mejor estaba detrás de esa tendencia pues diversos estudios aseguraba que la falta de un sueño profundo y reparador puede provocar tensión matrimonial e incluso divorcios, a pesar de que esta relación ha sido ignorada. En definitiva, unos dicen que dormir separados perjudica la unión de la pareja, mientras que otros sostienen que mantener esta distancia mejora la convivencia. ¿Tú qué opinas?