Con derecho a roce

¿Por qué fallan los preservativos?

Numerosos estudios demuestran que el preservativo, si se usa correctamente cada vez que se tengan relaciones sexuales, es un método seguro para evitar embarazos no deseados y prevenir enfermedades de transmisión sexual ya que actúan como barrera mecánica impermeable.

La educación sexual nos hace más responsables.

Las bacterias, los virus y los espermatozoides no pueden pasar a través del látex. Pero siempre hay excepciones y fallos. Los estudios han determinado algunas características de los usuarios de condones que parecen relacionarse con la mayor frecuencia de rompimiento y deslizamiento.

Además de la falta de experiencia, algunos investigadores también sugieren que la corta edad, no vivir con el compañero sexual, un bajo nivel de educación, tener múltiples compañeros sexuales, bajos ingresos y un pene grande, aumentan el riesgo de rotura o deslizamiento del preservativo.

Por otro lado, también hay ciertos comportamientos que se relacionan con el mayor rompimiento o deslizamiento: almacenamiento inadecuado, manipulación brusca, uso de una técnica inadecuada al ponérselos, no estimular la lubricación natural de la vagina, uso excesivo de otros lubricantes (especialmente a base de aceite), acto sexual prolongado o vigoroso, coito anal, pérdida de la erección antes de retirarlo y volver a usar el mismo condón.

Asimismo, si se expone al sol, el calor y la humedad, el látex se hace frágil y pierde flexibilidad, facilitando las fugas o rupturas.

De hecho, el envoltorio influye bastante en su integridad y durabilidad. El plástico expone a los condones a un deterioro mayor y más rápido debido a su oxidación, humedad, ozono y luz ultravioleta de los envoltorios de aluminio.

El correcto uso del preservativo evita embarazos no deseados y ETS.

Para un uso y mantenimiento correcto:

-          Guárdalos en un lugar fresco y oscuro.

-          Manipúlalo con cuidado, pueden romperse con las uñas o anillos. No lo desenrolles antes de usarlo.

-          Antes de utilizarlo, comprueba su estado. Deséchalo si el envoltorio está roto o dañado, si han transcurrido más de 5 años desde la fecha de fabricación, si es irregular o ha cambiado de color, y si parece quebradizo, seco o muy pegajoso.

-          Sujeta la punta y colócalo en la punta del pene. El borde enrollado debe quede hacia afuera para que puedas deslizarlo fácilmente, sin tirar. Recuerda que debe cubrir todo el miembro.

-          Después de la eyaculación, sostén el borde del condón en la base del pene y retíralo sin derramar el semen.

No obstante, la tasa de rotura cambia mucho dependiendo de la zona geográfica y el uso que le de la pareja pero actualmente los preservativos se fabrican con mayor precisión. Están mejor formulados, procesados, acabados y empaquetados. Son más resistentes a las condiciones ambientales adversas y mantienen su calidad durante cinco años o más.

Sin duda, la batería de pruebas a las que se someten -tamaño, envoltorio, cantidad de lubricante, permeabilidad al agua, propiedades de tensión y explosión por la fuerza del aire- garantiza que los preservativos de reciente fabricación se ajusten a las especificaciones y normas internacionales.

¿Qué método anticonceptivos utilizas? ¿Has tenido algún susto?