La consulta del Dr. Marín

Pinchazos en el pecho… ¿Qué son realmente?

Apenas duran unos segundos, pero son muy molestos. Los hay que los describen como auténticas puñaladas o potentes aguijones. Pero, ¿qué son realmente? ¿Es preocupante? El hecho de que aparezca sobre todo en personas jóvenes, sin ningún factor de riesgo cardiovascular (colesterol, diabetes, tabaco, tensión alta…), ya le quita bastante trascendencia al cuadro.

¿Dolor en el corazón o crisis de ansiedad? Foto: Gtres

La verdad es que cuando los médicos escuchamos la frase: "Noto como pinchazos aquí, en el corazón…" nuestra preocupación por si pudiera tratarse de alguna patología grave, disminuye de forma importante ya que el corazón no duele así. Al menos, no es lo que nosotros denominamos un dolor torácico típico de enfermedad coronaria.

[Relacionado: El ruido daña nuestro corazón]

Y entonces, ¿cuál puede ser la causa de estos pinchazos en el pecho? Algunos síntomas que suelen acompañar a los pinchazos son la sensación de falta de aire, el "nudo" en el estómago y/o zona central del pecho, las palpitaciones… En fin, una crisis de ansiedad típica.

Aunque la sensación que tenemos cuando estamos padeciendo un cuadro de ansiedad es que nos va a pasar algo grave (incluso, que nos vamos a morir), o que vamos a perder el control, esto no es así. Una crisis de este tipo no suele poner en peligro la vida de la persona.

[Galería: Las causas del estrés y los medios para superarlo]

¿Y qué puede originar un cuadro de ansiedad? Las causas suelen ser múltiples, pero las más frecuentemente observadas en las consultas son los conflictos en el trabajo (la sobrecarga, el conocido síndrome de burn-out , la mala relación con algún compañero o algún superior); en la familia (los problemas entre diferentes miembros de un mismo núcleo familiar) o en la pareja.

¿Podemos hacer algo al respecto? Tranquilizarnos es la mejor medicina, ya que lo que nos sucede no es más que una respuesta de alerta por parte del cuerpo, un aviso de que algo no va bien, de que necesitamos "descargar".

Las técnicas de relajación suelen ser eficaces, tanto en la prevención como en el momento de las crisis. No deje de practicarlas para, llegado el momento, ser capaz de conseguir llevar a buen término dicha técnica. Y si es algo que se prolonga en el tiempo, un buen psicólogo nos puede ayudar a entender el por qué, y cómo afrontarlo. Los medicamentos sólo deberíamos utilizarlos bajo supervisión médica, cuando las crisis de ansiedad se hacen tan frecuentes que nos dificultan el quehacer diario.

"No estoy de acuerdo, yo creo que es el corazón" Si así fuera, el dolor lo describiría el paciente como opresivo (como una losa apretando el pecho), de duración algo más larga  y aparecería mientras realizamos una actividad física más o menos intensa.

[Y también... Nunca me he mirado el corazón. ¿Lo tendré bien? ]

El típico dolor coronario puede irradiar (manifestarse también) en la mandíbula, o en el hombro o la extremidad superior izquierda. Remite con el reposo o con la aplicación, en personas que ya lo hayan padecido anteriormente, con el spray de nitroglicerina.

En cualquier caso, la única manera de saber si se trata o no del corazón es practicar un electrocardiograma durante el episodio de dolor. La inmensa mayoría de las ocasiones, el resultado de esta prueba será normal, cosa que descartará el corazón como origen de los pinchazos que notamos ocasionalmente.