De puertas para adentro

Cómo utilizar el Feng Shui para dormir bien

El Feng Shui es a la vez intuitivo e intencional. Hay un montón de trucos, remedios y curas para ordenar tu casa y mejorar  tu vida. ¡Anímate! Es más fácil de lo que parece.

Según esta técnica milenaria, equilibrando las energías en nuestro entorno inmediato -hogar, dormitorio y otros espacios- conseguimos estar en armonía con las energías de la tierra y las leyes de la naturaleza, asegurándonos así un sueño reparador. ¿Quieres intentarlo?

El orden en el dormitorio Feng Shui es muy importante, todo debe guardarse en su lugar.Si realmente quieres dormir bien y alcanzar tu máximo potencial -incluyendo una fantástica y reparadora noche de sueño- tu 'chi' o energía vital debe estar en equilibrio y armonía. Así que métete en la cama y mira a tu alrededor. ¿Qué ves?

-          Desorden alrededor de la cama. Para dormir en paz, la energía debe fluir suavemente a tu alrededor. Si tienes la mesilla de noche llena de cosas apiladas o elementos almacenados debajo de tu cama, entonces el flujo de la energía está bloqueado. Un entorno lleno de cosas induce a un estado mental de ansiedad. Esto puede llevar a sentimientos de estar atrapado o estancado.

-          Pilas de papeles. Cartas de correos sin abrir o documentos que nos recuerdan las obligaciones y el trabajo pendiente afectan al bienestar mental y al sueño. Se considera 'basura' asociada a cuestiones difíciles y preocupantes. Coloca los libros en la estantería y hazte con unas cajas o cestas para los trastos varios. En su lugar puedes colocar un jarrón de flores frescas o plantas verdes saludables. Otra opción es colgar una imagen agradable y relajante justo al otro lado de la cama.

[Relacionado: No tires los muebles de la abuela]

-          No te pases de moderna. Debes tener en cuenta los materiales y la construcción de tu cama. La estructura debe ser sólida, pero una cama de madera o tapizada es preferible a una cama de metal porque, como la electricidad, la energía puede viajar muy rápidamente por todo el metal, creando una sensación de frenesí o de actividad. Una cama de agua también puede ser problemática, dando lugar a sentimientos de inestabilidad.

-          Blancomanía. ¿Quién te ha metido en la cabeza esa idea? Mejor elige sábanas de colores, como el amarillo, que fortalece tu salud. El verde de la primavera también es un buen color, el color del descanso y renovación. En el Feng Shui, la energía asociada con sábanas blancas se considera demasiado 'yin' o débil. Piensa que las sábanas blancas se usan en los hospitales, morgues y en los funerales para cubrir un cuerpo muerto .

-          Muebles mal colocados. En cuanto a la cama, hay que estudiar bien su posición. ¿Se puede ver desde la puerta? Según el Feng Shui, la mejor posición para la cama es  "la posición de mando"; es decir, el lugar desde donde se tiene la visión más amplia de la puerta. Así que intentar colocarla contra la pared opuesta a la puerta, no en línea con la puerta. De este modo el sueño es más tranquilo.

-          Esquinas y ángulos. Son los mayores enemigos del Feng Shui. La energía se mueve muy rápidamente por estas esquinas, formando lo que se conoce como "filo de la navaja". Es como si tuvieras un cuchillo apuntándote mientras duermes. Contrarresta este efecto cubriendo el mueble con una tela o con una planta alta que recorra a la esquina.

-          Dispositivos electrónicos. Los campos electromagnéticos generados por el despertador, la tele, el portátil, la blackberry, los equipos de sonido… son otro motivo de preocupación. Cuanto más lejos de tu cuerpo mejor.

En pocos días notarás estos sutiles cambios. Sentirás la energía del espacio y verás como cambia tu humor.