De puertas para adentro

Cinco maneras de ampliar el espacio en el cuarto de baño

Sanitarios suspendidos con formas redondeadas junto a una distribución abierta y simplicidad en el diseño son las claves para solucionar la escasez de metros.

Ideal Standard ofrece soluciones innovadoras para baños de diseño.

1. Sanitarios suspendidos. Nada mejor que decantarse por inodoros y bidés de dimensiones reducidas, adaptables a cualquier tipo de baños, incluidos los más pequeños. Con un diseño limpio y unas proporciones bien definidas cumplirán con su función sin saturar el espacio ni restar movilidad.

[Relacionado: Trucos sencillos para que tu casa huela bien]

En este sentido, Strada, el nuevo conjunto de baño de Ideal Standard -compuesto por lavabos, muebles y espejos- está diseñado para  combinar y crear el baño ideal, aportando comodidad de uso y rigor estético,

2. Unidad cromática. Revestir suelo y techo con el mismo tono de pintura unifica los espacios y aporta sensación de continuidad. Acertarás con un blanco roto combinado con algún tono suave o con la gama de los neutros en distintas intensidad. Evita los tonos estridentes y los azulejos con motivos estampados.

Lavabo encimera sin rebosadero de 42 cm.

3. Pocos muebles. Prescindir de mueble bajo el lavabo es un acierto. En su lugar puedes colocar en otra zona del baño una pieza multifunción que solucione los problemas de almacenaje como esta cajonera-taburete de Ikea en la que puedes guardar toallas y botes.

4. Pared espejo. Sirve para iluminar y dinamizar el espacio. Se aconseja elegir un tamaño extragrande, que cubra todo un paño de pared, colocarlo en horizontal, y comprobar que sea anti-vaho. Por cierto, que vaya encastrado directamente en la pared, sin marco.

5. No compartimentar. En lugar de habilitar pequeños habitáculos para los sanitarios y la ducha, es aconsejable separar los usos con mamparas sin perfiles.

[Relacionado: Piezas viejas para decorar casas modernas]

De esta forma se conseguirá crear un efecto de continuidad al tiempo que se permite el flujo continuo de la iluminación natural, sobre todo en aseos pequeños que cuenten con una única ventana.

Al integrar el baño al dormitorio ganas espacio y comodidad.