De puertas para adentro

Cómo dejar tu casa correctamente antes de irte de vacaciones

Tanto si vas estar fuera unos días como un mes entero es importante dejar la vivienda habitual en las condiciones adecuadas para asegurar el correcto mantenimiento de las instalaciones, evitar un consumo innecesario y sobre todo, para encontrarlo todo perfecto a la vuelta y no acrecentar el bajón postvacacional.

Antes de irte debes dejar la casa lista, ¡lo agraderás a la vuelta!

Apúntate estos consejos que te servirán para no tener ningún disgusto a la vuelta de tus vacaciones:

- Corta el agua caliente y revisa todas las llaves de paso y grifos para que no goteen.

- Revisa la nevera y el congelador para que no quede comida perecedera ni restos de ningún tipo. Incluso conviene desconectarlos o dejarlos al mínimo, desperdiciando la menor cantidad posible de energía en tu ausencia.

[Relacionado: Trucos para organizar tu armario en verano]

- Revisa la lavadora y la secadora para corroborar que no haya ropa dentro, y mira dentro del horno y en el microondas. No deben quedar resto de comida o los bichos se pegarán un festín. No olvides el lavaplatos, si queda algo dentro el olor será insoportable.

- Limpia el fregadero y el conducto del desagüe, eliminando cualquier resto de comida. Y no olvides vaciar el cesto de residuos, retirando la bolsa de la basura y dándole un buen enjuague al contenedor para evitar el mal olor.

- Ventila toda la casa y retira todos los ambientadores, aromas y fragancias.

- Desenchufa los aparatos electrónicos como televisores, receptores TDT, reproductores de CD y DVD, aires acondicionados, ordenadores, impresoras y cualquier pequeño electrodoméstico como cafeteras, centros de planchado, robots de aspirado, etc. Evitarás consumos innecesarios y, además, los protegerás de posibles subidas de tensión provocadas por tormentas de verano.

- Ojo con el cuadro eléctrico. Comprueba que el limitador de tensión funciona correctamente, protegiendo tu instalación de posibles subidas en la red principal.

- Apagar la conexión WiFi y en caso de necesitarla encendida utilizar una buena contraseña.

- Cierra puertas y ventanas, pero no bajes las persianas del todo para que pueda entrar algo de luz natural si tienes plantas que lo necesiten.

- Recoge los toldos y deja recipientes con agua en las habitaciones para humidificar el ambiente.

- Aunque algún familiar o vecino de confianza recoja el correo puedes cancelar entregas de paquetes (revistas, diarios...) que se acumulen en la puerta de la casa.

- No alteres tu rutina en redes sociales ni dejes información reveladora sobre dónde estás, tampoco dejes un mensaje en el contestador automático diciendo que no vas a estar ni respuestas automáticas del correo electrónico.

- Deja temporizadores en alguna lámpara para dar sensación de que la casa está habitada y conecta la alarma pero no avises al servicio de seguridad, su deber es proteger la casa siempre, con y sin gente.