De puertas para adentro

La casa del árbol “más grande del mundo”

Un paisajista estadounidense de 56 años, convertido en pastor, ha construido la autodenominada "casa del árbol más grande del mundo". Está en Tennessee y es obra de la inspiración divina, según adelanta el USA Today.

Estamos hablando de una cabaña de madera de casi 1.000 metros cuadrados que alberga también una iglesia visitada por decenas de personas. Horace Burgess tardó catorce años en construirla y cuenta con 930 metros cuadrados distribuidos en diez niveles.

[Relacionado: Cambia el ambiente de tu casa con cuatro retoques]

Gastó un total de 12.000 dólares (9.500 euros) gracias al uso económico y reciclado de muchos materiales. La estructura se apoya por seis árboles que están dentro y para la construcción se usaron 258.000 clavos.

Dentro de la casa hay escaleras de caracol, un altar, una cancha de baloncesto y un montón de habitaciones, pasillos, pasajes y balcones.


Pero, ¿cómo surgió este proyecto? Pues al parecer todo se debe a una 'visión divina' de su creador. "Un día estaba rezando, y el Señor me dijo: 'Si me construyes una casa en el árbol, nunca te quederás sin material." "Lo construí para todo el mundo. Es la casa del árbol de Dios. Él cuida de ella", dice Burgess que recibió su inspiración en una visión en 1993.

[Relacionado: Recibidores con encanto]

Así ha sido hasta ahora, tal y como Burgess lo ve, el Señor le ha proporcionado la mayoría de sus materiales. Trozos de madera reciclados procedentes de cobertizos de almacenamiento, garajes y graneros.

"Dios usó mis manos para poner cada pieza en su lugar, pero tuve mucha ayuda", añade el paisajista que pretende instalar un ascensor, electricidad, calefacción para el invierno, e incluso una especie de medidor de salud para subir la "Escalera al cielo" (en referencia a la canción de Led Zappelin) que lleva al campanario. ¿Qué os parece su iniciativa?