De puertas para adentro

Si quieres empezar bien el año, haz ‘Feng Shui’ en tu recibidor

Cuando conocemos a alguien, la primera impresión es realmente importante. Nos fijamos en cómo habla, cómo va vestido... Todas esas sensaciones nos hacen crearnos una idea de cómo es esa persona. Lo mismo ocurre con las casas.

Aunque sea pequeño, habrá una pared de lado o enfrente donde podrás colocar una consola con cajones.

Al cruzar el umbral y entrar en el recibidor o hall (en caso de que exista), nos encontraremos con un montón de indicios de cómo son los propietarios y su vivienda.

[Relacionado: Casas que nos hacen sentir bien]

Según el Feng Shui (arte milenario que produce la armonía en el hogar), la forma en que tenemos este espacio refleja nuestra empatía, nuestra actitud hacia los demás y hacia nosotros mismos.

Por eso, el recibidor debe ser un espacio cómodo, limpio, bien iluminado y agradable. Los colores recomendados para la entrada son: durazno (melocotón) y salmón. Si la zona está poco iluminada, escoge un tono amarillo.

El felpudo debe colocarse en el exterior y no impedir que la puerta se abra. Además, no se debe arrastrar, hay que abrirla a 180° o al menos a 90°.

[Galería: Recibidores con mucho encanto]

Es importante que haya una zona para dejar lo que llevas: las llaves de casa, bolsos, carteras, paraguas... Escoge muebles y accesorios útiles que te ayuden a organizar el espacio como una consola con cajones, perchero o paragüero.

Pero, ¡cuidado! No debes atiborrar la entrada con todo tipo de muebles auxiliares. Si tienes espacio suficiente, puedes plantear otra solución de almacenaje y colocar un armario a medida en sentido perpendicular a la puerta.

Así delimitas el espacio y podrás organizar el interior según tus necesidades para guardar abrigos, zapatos, carteras y bolsos, ropa de casa, robots y productos de limpieza. Incluso se podría incluir un banco-contenedor para poder sentarse cómodamente mientras te calzas.

Incluye elementos de bienvenida e imágenes positivas que signifiquen protección y 'buena onda' como un cuadro, una fotografía, plantas o flores.

En este último caso, que no sea grande ni supere los 80 cm de altura. Descarta las plantas de hojas cuchillo o puntas afiladas, ya que resultan muy agresivas, y sustitúyelas por otras de hojas redondeadas.

[También te puede interesar: Convierte tu mini apartamento en un piso de cuatro habitaciones]

Si colocas un espejo, nunca frente a la puerta porque la energía que ingresa rebotará en éste y la expulsará. Mejor colócalo en los laterales, así podrás echar un último vistazo antes de salir a la calle. ¿Crees en este arte de origen chino? ¿Cómo tienes tu recibidor?