De puertas para adentro

Trucos para ahorrar energía con el aire acondicionado

La temperatura 'oficial' para este verano es de 24ºC, según indica el Ministerio de Industria. Pero con el calor que hace y con el termómetro rozando los 40 grados día sí día no... me parece que se equivocan. Si quieres mantener tu casa fresca sin que te cueste un riñón, presta atención a las recomendaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía.

Foto: Gtres

Lo primero es asegurarse de comprar el aparato adecuado, fíjate en el etiquetado. Los de clase A consumen hasta un 50 por ciento menos que los demás. Y ya que estás, escoge uno de última tecnología. Los más modernos tienen mecanismos de ahorro energético que detectan si no hay nadie en las habitaciones, desactivándose automáticamente.

[Relacionado: Combate el calor comiendo bien]

Después calcula cuántos equipos deberás instalar de acuerdo a la cantidad de metros cuadrados que desees enfriar y procura colocar el aire acondicionado en un lugar alejado de posibles fuentes de calor (radiación solar, etc...) con una buena circulación del aire.

Una vez instalado, optimiza su uso regulando la temperatura entre los entre los 22º y los 25ºC. Una diferencia con la temperatura exterior de más de 12º C no es saludable. Además, por cada grado que disminuya la temperatura, el aparato consumirá un 8 por ciento más de energía.

Aparte de la temperatura, es necesario regular correctamente los valores de la humedad, que deben situarse entre el 40 y el 60 por ciento. Aísla la casa para evitar la entrada excesiva de calor y aprovechar al máximo el frío que emana el split de aire acondicionado.

[Relacionado: Trucos sencillos para que tu casa huela bien]

Se puede reducir el consumo de energía del aire acondicionado hasta en un 30 por ciento usando toldos, persianas o cortinas en la casa. Cuando el equipo esté funcionando evita abrir puertas y ventanas: es mejor ventilar a primera hora de la mañana y a última hora de la noche.

Mantén las rejillas de ventilación y los filtros bien limpios, evitando que el polvo y la suciedad bloqueen la salida de aire. También es importante limpiarlos una vez cada dos semanas, o una vez al mes como mínimo, a fin de reducir el consumo.

[Relacionado: Ahorra con la iluminación de tu cocina]

También debes comprobar que el aparato no tenga pérdidas de líquido refrigerante. Si gotea continuamente, algo no funciona correctamente, revisa las instrucciones de uso o llama al técnico.

En definitiva, estos consejos para ahorrar energía en el uso del aire acondicionado apuntan a un correcto mantenimiento del mismo y al uso responsable del aire acondicionado, alternándolo con medios alternativos para refrescar el ambiente.