De puertas para adentro

Trucos sencillos para que tu casa huela bien

Seguro que en más de una ocasión alguien cercano y de confianza te ha preguntado: "¿Has ventilado hoy? Es que el ambiente está muy cargado". Aparte de sonrojarte y decir que sí, hay soluciones sencillas y eficaces que pueden ayudarte.

Existen verdaderos aliados naturales que resultan igual de efectivos.

Para disfrutar de una atmósfera fresca y saludable no basta con ventilar la casa durante media hora al día. Al igual que nuestro cuerpo reacciona de manera natural frente a un perfume o colonia, nuestras casas tienen un olor natural que reaccionará con las esencias que introduzcamos en él.

[Relacionado: Decorar con fotos, el nuevo must de la decoración]

La cultura de 'perfumar' una estancia es un ritual que se ha impuesto poco a poco en España procedente de los países nórdicos y anglosajones. Entre las frangancias más utilizadas están la lavanda, la vainilla, el jazmín o la colonia de bebés. La madera, el olor a flores recién cortadas o a hierbas silvestres son otros de los aromas preferidos.

Alimentos como el café, la canela o el chocolate también resultan sumamente agradables al olfato y transmiten sensaciones agradables y placenteras volviendo la casa mucho más cálida y acogedora.

[Relacionado: Recibe el verano con estilo]

Si quieres sorprender a tus invitados, coloca en un recipiente  unas cáscaras de naranja secas y unas hojas de menta fresca. Pero, ¿cómo conseguimos que el olor impregne la casa sin saturarnos o resultar demasiado empalogoso? La clave está en no excederse y en no mezclar. Puedes optar por colocar en la entrada o en el distribuidor un ambientador de mikados metidos en aceite de vainilla o unas barras de incienso con olor a jazmín.

Además de los poutpourris, varas difusoras y quemadores de esencias... también puedes pulverizar tu fragancia preferida por las alfombras, edredones, cortinas y el sofá. El olor se quedará en el ambiente sin resultar demasiado embriagador.

Vaporizadores Room Spray Collection, de Acqua di Parma.

Existen incluso 'Brumas de Almohada', que calman la tensión y el estrés. Su perfume aromático contribuye a la relajación y favorece un sueño tranquilo y reparador.

[Relacionado: La casa de árbol más grande del mundo]

Hay gente que va un paso más allá y rocía las bombillas de las lámparas con colonia o alguna esencia, ¡cuidado con esto! Si no quieres llevarte un susto, hazte con unos aros de barro blanco que se colocan en los cuellos de las bombillas y se le echa esencia. El calor de la bombilla calienta el barro y éste hace de difusor de la esencia de una forma muy sutil.

En L'occitane también tienen bombas plásticas que permiten difundir en toda la casa los perfumes que escogas para tu hogar. Para que la ropa huela bien, coloca unos saquitos perfumados o echa unas gotitas de perfume cuando planches (por ejemplo detras del cuello de las camisas). En los cajones, coloca unas pastillas de jabón artesanal.

Este difusor de diseño es el modelo Ginger, en Vinçon.

Para las habitaciones se pueden utilizar los humidificadores de los radiadores como difusores de vapor perfumado, dejando caer unas gotitas de aceite esencial o perfume en el agua. Cuéntanos: ¿a qué huele tu casa?