El turista accidental

El museo sumergido

Cuando pronunciamos la palabra Cancún a la mayoría se nos viene a la cabeza la imagen de una tumbona, un libro y un margarita bien frío. Por suerte, la localidad costera mexicana, enclavada en la rivera maya, tiene más cosas que ofrecer. Entre ellas, un museo sumergido que se está convirtiendo poco a poco en uno de los máximos orgullos locales.

Foto: MUSA

Se le conoce por el MUSA (Museo subacuático de arte) y su finalidad es ecologista: trata de ayudar a conservar los arrecifes naturales de coral, una de las mayores bellezas de la zona. Las figuras que están hechas de cemento para evitar que suban a la superficie, se elaboran a escala natural y están inspiradas en la gente de la comunidad local. Hasta ahora se han logrado reunir unas cuatrocientas piezas.

[Relacionado: Gana una isla paradisiaca y disfrútala durante 25 años]

El museo está situado en el Parque Nacional de la Costa Oeste de Isla Mujeres, entre Punta Cancún y Punta Nizuc. Sus promotores presumen de gestionar el museo submarino más grande del mundo aunque tampoco es que tengan mucha competencia. El crecimiento de esta atracción turística ha sido espectacular. En noviembre 2009, fecha de la inauguración, contaban solo con tres esculturas, tituladas "Coleccionista de Sueños," "Hombre en Llamas" y "El Jardinero de la Esperanza". Ahora cuenta con más de cuatrocientas piezas. La dirección artística siempre ha corrido a cargo del escultor Jason deCaires Taylor.

Foto: MUSA
La iniciativa contó con el respaldo popular desde el primer momento. En 2009, el año de las tres esculturas, recibió la friolera de diez mil visitantes. Luis Fueyo, comisionado mexicano de Áreas Naturales Protegidas, valora así el proyecto:

"Esto es una nueva forma de hacer arte, que se vincula con la naturaleza porque en el momento en que cada escultura entra al agua empieza a sufrir una transformación, se llena de vida. En unos meses o en unos años todas estas figuras van a tener un aspecto distinto", explicó a la agencia Efe.

[Relacionado: Consejos para sobrevivir a los timos en vacaciones]

La única forma de acceder al museo es a través de agentes de servicios turísticos náuticos, regulados por las autoridades ambientales para evitar que las zonas de coral resulten afectadas por la actividad humana. ¿Qué os parece la idea del museo subacuático? ¿Creéis que tendría éxito en España?

También os puede interesar: