El turista accidental

Guía para sobrevivir a los timos del verano

Isidoro Merino de la web El Viajero ha recopilado algunos de los trucos más frecuentes para desplumar a turistas despistados en los cinco continentes. Seguro que alguno conoces, pero dudamos seriamente que estés al corriente de todos. Asimilar esta información puede ahorrarte un disgusto y es que cuando estás fueras de casa hay que ir con mil ojos.

Cuidado con estos timos si te vas de vacaciones

El perrito caliente.- Ocurre en los aeropuertos, estaciones de tren y de autobús. Alguien te salpica mostaza de un hot dog, te pide disculpas y se pone a limpiarte la mancha mientras su compinche te birla la cartera. Así que si alguien te lanza ketchup en un intercambiador, límpiatelo tú mismo.

El turista de palo.- Muchos 'cacos' se disfrazan con bermudas, mapitas y cámara fotográfica para colarse entre los viajeros y robar carteras. Hay que tener máximo cuidado en las aglomeraciones.

El correcaminos.- Quien se haya tomado algo en la zona de Las Ramblas de Barcelona sabe que no se puede dejar el bolso apoyado en la sillita de al lado. Hay que agarrarlo fuerte o atarlo al reposabrazos porque abundan preadolescentes que agarran su botín y salen pitando.

[Relacionado: Leyes delirantes que debes conocer si viajas a estos lugares]

El timotaxi.- Todos lo hemos sufrido alguna vez. Se trata del conductor que no pone en marcha el taxímetro, que pregunta por dónde vamos para sondear nuestro conocimiento de la ciudad  (a ver si nos da una vuelta extra) o que se niega a llevarnos porque vamos 'demasiado cerca'. Conviene leer la legislación local que la mayoría de las veces está escrita en pegatinas dentro del vehículo. Insiste en que se cumplan las reglas.

La maleta sin fondo.- Tienes tu equipaje a quince centímetros pero de repente alguien pasa junto a él con sus maleta y lo hace desaparecer. Parece inexplicable, pero resulta sencillo cuando se usa una maleta sin fondo. Muy popular en la estación Termini de Roma.

Oficina de cambio
.- Hay decenas de trucos para timar al turista. Debes acudir con calculadora y conociendo los rudimentos de los billetes locales. También te puedes ahorrar el trago usando travel checks o cambiando en tu ciudad antes de la salida. En Cuba hacen maravillas colando pesos convertibles (menos valiosos y de uso restringido) por pesos cubanos (que son los buenos).

[Relacionado: Los destinos más baratos del verano]

El artista majo.- Como por casualidad, un artista se hace el encontradizo contigo en Pekín. Luego te invita a su galería, empieza a soltar discursos ("necesito vender cuadros para mantener mi escuela") y al final te clava por un dibujo amateur.

El lazo libanés.- Consiste en introducir un plástico negro en la ranura del cajero y se pegan sus extremos afuera para que la tarjeta se quede trabada y el ladrón luego la recupere. Si se tragan tu plástico, no te separes del banco hasta anularla por vía telefónica.
El lazo libanés es uno de los timos más habituales entre los cacos
La mordida
.- Es el timo más complicado de evitar porque no tiene reglas fijas. Se trata del funcionario que te pide dinero para hacer la vista gorda, (en México es toda una institución). El trance más frecuente es tener que sobornar para evitar la multa o la cárcel por beber en la calle.

El mono carterista.- Aunque este tipo parezca sacado de la película 'Resacón en Las Vegas' es real. Primero, un mono de Bali te birla la cartera y luego el guardián del templo la recupera a cambio de algo de dinero para los plátanos de los simios. ¿Solución? No acercarse a los macacos

También os puede interesar: