El turista accidental

¿Qué es el Mapparium?

Cuando pensamos en un museo, normalmente imaginamos una pinacoteca o un espacio dedicado a las ciencias naturales. Sin embargo, este que descubrimos en Boston es diferente ya que atrae a millones de visitantes por una sola pieza: un inmenso globo terráqueo. La creación de este invento fue idea de Mary Baker Eddy, una figura de primer orden en la cultura del siglo XIX y creadora de la doctrina conocida como Ciencia Cristiana, que todavía hoy cuenta con miles de adeptos.

Construido en 1935 e inaugurado el 1 de junio del mismo año, el Mapparium es un homenaje al mundo tal y como era aquel año. Su presencia es imponente, ya que se trata de un globo terráqueo de tres pisos de altura.  Los visitantes desfilan por un puente de cristal de más de diez metros, situado a la altura del Ecuador. También puede observarse desde dentro.

[Relacionado: Destinos para huír de la crisis]

La experiencia es especialmente psicodélica porque a lo largo de nuestro viaje en el tiempo, el visitante escucha  frases de los mayores intelectuales de aquel periodo, lo que nos da una visión más clara de las ideas de hace ochenta años. El horario de visitas es bastante restringido: de 10 a 16 de martes a domingo. Cuesta seis dólares y ofrece los descuentos habituales para estudiantes y mayores de edad.

Hasta el momento, ha habido tres intentos para actualizar el Mapparium. Se dieron en 1939, 1958 y 1966. Todos fueron rechazados, ya que la gracia de la experiencia está en ver cómo se concebía el mundo en aquella época. Podemos ver imperios ya desintegrados como la antigua Unión Soviética.

[Relacionado: Las diez ciudades con las mujeres más bellas]

Una de las características que destacan los vistantes son los extraños efectos acústicos de la sala, por los cuales se pueden escuchar más cerca las conversaciones de visitantes que están situados justo al otro extremo del puente de cristal.

El Mapparium que se cerró al público en 1988 para realizar trabajos de modernización que duraron cuatro años, fue construído siguiendo los mapas del famoso geoógrafo Rand McNally.  Cuando volvió a abrir sus puertas se había incorporado un show de luz y sonido que explica cómo ha cambiado el mundo desde 1935. La empresa Color Kinetics ideó un sistema por el cual los países se van iluminando a medida que son mencionados en la narración. El globo terráqueo del Mappariun está compuesto por 608 vidrieras y su diseño está inspirado por la escultura del globo terráqueo situado en la puerta del periódico New York Daily News.