El turista accidental

Resuelto el misterio de la isla de Pascua

Todos conocemos esas estatuas: cabezas enormes, elegantes y misteriosas. Lo que nadie podía explicarse era como había acabado regadas por toda esta isla chilena. En las fotos no te haces una idea de su gran tamaño, pero al verlas en directo te crees los datos. Son 880, miden unos diez metros y en total pesan unas ochenta toneladas. Hoy nos ha llegado la primera teoría seria sobre cómo llegaron allí y la mayoría de los expertos la dan por buena.

La falta de explicación había alimentado teorías ufológicas durante décadas. Ahora los arqueológos estadounidenses Terry Hunt (Universidad de Hawai) y Carl Lipo (Universidad de Long Beach) han presentado y representado la manera en la que se movió tanta roca. La respuesta a tanto misterio es que los pobladores de la isla usaron unas simples cuerdas para moverlas.

[Relacionado: La aerolínea de Hello Kitty]

Lo que no era sencillo era el método, que conseguía hacerlas "andar" con pequeños movimientos. Hunt y Lipo afirman que la estatuas fueron trasladadas desde la cantera de piedra volcánica —lugar donde eran talladas— hacia diversas zonas de la isla mediante el uso de cuerdas.

Para entenderlo mejor pueden ver el vídeo de la prueba, realizado por la prestigiosa revista mensual británica National Geographic. Estas cabezas, conocidas como moai, son más móviles de lo que parece. Solamente hacen falta dieciocho personas para mover cada pieza. Ellos lograron trasladaras hasta tres metros.

[Relacionado: La ciudad que de verdad nunca duerme]

El resto es cuestión de paciencia y habilidad pero el enigma traía de cabeza a los expertos: Thor Eyerdagl intentó aclararlo en 1955, William Mulloy en 1970, Pavel Pavel en 1986, Charles Lowe en 1987 y Jo Anne Van Tilburg en 1998. Todos realizaron pruebas empíricas para imaginar cómo fue posible trasladar estas moles. Los resultados fueron variados y nada concluyentes. ¿Cuál es vuestra teoría?