El turista accidental

Revolución en las campañas de turismo

Hay quien dice que en publicidad todo está inventado pero otros no lo tienen tan claro. Es el caso de la agencia de marketing responsable de la campaña 'el mejor trabajo del mundo'. Ésta consistía en organizar un concurso cuyo premio era estar seis meses en la isla de la Gran Barrera de Coral, en Queensland (Australia) con un sueldo de 75.000 euros. A cambio, el candidato escogido debería cuidar de el entorno y bloguear sobre su experiencia durante ese medio año.

La novedad  es que Ben Southall, ganador de la prueba en la que participaron 35.000 personas, lo ha hecho tan bien que le han prolongado la invitación. ¿Qué mejor muestra del buen rollo que impera en esa parte del mundo? Sin embargo, Ben que se había embarcado en una excursión titulada 'La Mejor Expedición del Mundo', estuvo a punto de morir en 2011.

[Relacionado: Louis Vuitton, el lujo de viajar]

Al parecer estaba realizando los 1.600 kilómetros en kayak junto a la Gran Barrera de Coral, principal atracción turística de la isla, cuando sufrió una picadura de medusa. Pasó momentos muy duros en el hospital, pero acabó por reestablecerse. Aparte de la pérdida humana, cualquier daño a su persona hubiera sido un hachazo para la imagen de la oficina de turismo de Queensland.   Quizá prolongar el contrato ha sido una manera de celebrarlo.

La campaña australiana  fue un toque de atención a una adormecida industria turística. Tuvo su mejor eco en aquel comunicado del gobierno japonés diciendo que estudiaba regalar 10.000 billetes de avión a los turistas que se comprometieran a bloguear sobre sus vacaciones. Se trataba de mostrar normalidad tras el pánico de Fukushima pero finalmente la idea se desechó por ser demasiado cara. Este pequeño traspiés no oculta el hecho de que las campañas de turismo deben ponerse al día, con informaciones más verosímiles (directas de los visitantes) y mayor integración en las redes sociales. La iniciativa 'El mejor trabajo del mundo' arañó muchos valiosos minutos en telediarios de todo el planeta.

El caso es que Southall sigue sin arrugarse. Para 2012 promete afrontar nuevas pruebas atléticas en la zona: entre ellas, el maratón de Brisbane, el de Solar Eclipse, el Adventhureton y la prueba Bridge to Brisbane. Está claro que sigue muy comprometido en su papel de promocionar la región.

[Relacionado: Los peores hábitos de un pasajero de avión]

Tiene abierta una cuenta de Twitter donde explica su existencia cotidiana.  También una web oficial donde, según los últimos datos disponibles,  ha subido más de 2.000 fotos y ha recibido más de ocho millones de visitas.  Es el protagonista de un experimento pionero al que la industria del turismo tiene que atender de cerca. ¿Qué os parece la curiosa campaña de turismo?