Aprende a combatir los molestos calambres

Una de las molestias más comunes a la hora de hacer ejercicio junto con las agujetas son los calambres. Los expertos de Sanitas reconocen que por el momento no se sabe cuál es la causa exacta que los provoca, pero sí se conocen algunas circunstancias que contribuyen a su aparición. A saber, estas serían: un esfuerzo excesivo, un estado de forma física y una técnica deficientes, falta de electrolitos, riego insuficiente en los músculos y calor.

Estiramientos

Los músculos a los que más afectan los calambres suelen ser cuádriceps, isquiotibiales y gemelos. Seguramente alguna vez los has padecido al hacer ejercicio. Con unas pistas sobre sus causas sobre la mesa y una vez localizados, ¿qué hacer? Desde Sanitas aconsejan, lo primero de todo, dejar de hacer ejercicio en el momento en el que se nota el primer calambre. Otras recomendaciones son beber para recuperar los electrolitos y líquidos perdidos y andar un poco. El hielo también puede ser un buen aliado para disminuir el dolor.

Relacionado: El sueño truncado de una atleta olímpica

Para que los calambres desaparezcan, lo mejor suele ser estirar el músculo afectado. ¿Cómo? Pues depende de la zona. Si es la pantorrilla, una forma de conseguirlo es poner una mano sobre el músculo afectando e ir subiendo poco a poco presionando con los dedos hasta la rodilla. Claro, que la técnica cambia según el lugar en el que dan  los calambres. Si es en los cuádriceps hay que quedarse de pie, levantar el tobillo mirando hacia atrás y mover la parte de arriba del pie y el talón. Así se estirará el músculo.  Y por último, si el problema se localiza en los isquiotibiales lo que hay que hacer es sentarse y estirar la pierna sin doblar la rodilla. Colocado en esa posición hay que intentar llegar a tocarse el pie. Como hacías en clase de educación física en el colegio para estirar.

Relacionado: Cómo ponerte en forma en unos pocos minutos

En cuanto a la prevención, desde Sanitas hablan de cinco cosas a tener en cuenta. Entrenamiento, hidratación, remplazamiento de electrolitos, equipamiento y estiramiento. Los únicos que requieren apreciaciones son los dos últimos. Sobre el equipamiento se puntualiza que hay que asegurarse antes de hacer ejercicio de que la ropa y el calzado que se lleva es el adecuado. En cuanto al estiramiento, no está demás hacer unos ejercicios para calentar antes de lanzarse al ejercicio de lleno.