Aprende a identificar y combatir la tríada de la atleta femenina

Identificada por primera vez hace 25 años, la tríada de la atleta femenina es la suma de tres problemas como son la deficiencia de energía/trastrorno alimenticio, los desajustes menstruales y una baja densidad mineral ósea. Estas patologías no tienen porque ir siempre de la mano y pueden darse en mujeres de cualquier edad sin importar el nivel deportivo en el que se encuentren. Lo importante en todos los casos es detectarlo a tiempo y ponerle remedio cuanto antes. Llegado el caso, la mejor recomendación que puede darse es ponerse en manos de profesionales.

La tríada de la atleta femenina

Desde la Female Athlete Triad Coalition explican que cuando la energía que recibe el cuerpo es demasiado baja esto puede acabar provocando problemas físicos en funciones como el crecimiento, la reproducción o incluso la regulación de la temperatura corporal. La deficiencia de energía en una atleta, es decir el desequilibrio entre lo que se ingiere y lo que se gasta haciendo ejercicio, puede responder a distintas razones, desde el desconocimiento a la intencionalidad pasando por una patología psicológica. Y aunque a veces la deficiencia de energía está asociada a un trastorno alimenticio, no siempre es así.

Relacionado: Los alimentos básicos para todo deportista

En cuanto a los desajustes menstruales pueden darse dos tipos de amenorreas, según explican los especialistas. La primaria afecta a aquellas atletas que padecen la ausencia de la primera menstruación, que no les llega. La secundaria se refiere a la ausencia de menstruación durante tres o más ciclos. Normalmente basta con reestablecer el equilibrio entre la energía que se ingiere y la que se consume para que todo vuelva a la normalidad.

En el caso de la osteoporosis, la patología más dura (por llamarla de alguna forma) para algunos, los efectos que producen en las atletas que la padecen es que corren mayor riesgo de lesiones. Sus huesos no están sanos y se fracturan con mayor facilidad.

Relacionado: Los seis alimentos que te darán un extra de energía

Factores de riesgo

Según la mencionada Female Athlete Triad Coalition, existen una serie de factores de riesgo que predisponen a una atleta a sufrir la llamada tríada. Serían los siguientes:

-    Practicar deportes que requiren controles de peso.
-    Aislamiento social por practicar deporte.
-    Ejercitarse más de lo necesario.
-    La presión derivada de la filosofía de “ganar cueste lo que cueste”.
-    Castigarse como consecuencia de ganar peso.
-    Control paterno o de los entrenadores.
-    Practicar deportes como la gimnasia, el ballet, la marcha o la natación y obsesionarse con tener un cuerpo ligero.

Síntomas más comunes y señales

¿Conoces a alguien que podría sufrir la tríada de la atleta femenina y quieres asegurarte? ¿O tú misma crees que podrías estar en ese grupo? Lo mejor es un buen diagnóstico médico, pero esta recopilación de las señales y síntomas más comunes pueden aclararte algunas dudas.

-    Ausencia o desajustes en los ciclos menstruales.
-    Continua sensación de cansancio y fatiga.
-    Problemas para dormir.
-    Fracturas y lesiones frecuentes o recurrentes.
-    Restricciones frecuentes en la ingesta de comida.
-    Intento constante para estar delgada.
-    Comer menos de lo que se necesita para mejorar una actuación o la apariencia física.
-    Manos y pies fríos.