Cosas que interesa saber sobre el gasto calórico

Lo básico y principal es saber qué es el gasto calórico o energético, que no es otra cosa que la energía/calorías que requiere cada persona para realizar sus actividades diarias y sus funciones internas. Normalmente, cuando se habla de gasto energético suele ser en un contexto de dietas de adelgazamiento, pero aquí nos referimos más al plano del ejercicio físico y del día a día.

El gasto caloríco necesario varía según el ejercicio que hagamos

No les falta razón a las madres cuando se empeñan en engordar la ración de sus hijos los días en los que en el colegio toca clase de Educación Física. Y es que a la hora de practicar un deporte o realizar algún ejercicio físico hay que aumentar la ingesta de alimentos para que el cuerpo cuente con la gasolina necesaria para su correcto funcionamiento.

Relacionado:  Los seis alimentos que te darán un extra de energía

En el terreno deportivo profesional, el gasto depende mucho también del tipo de ejercicio que se practica. Por ejemplo, la media dice que quienes practican un deporte de fuerza como puede ser levantar pesas o lanzar un disco durante dos horas necesitará cerca de 1.000 calorías para llevarlo a cabo, según datos de la revista Consumer. En el caso de deportes de resistencia como correr o pedalear, el coste energético se dispara. Una maratón puede requerir de media unas 2.800 calorías y una etapa ciclista de una duración de cinco horas, hasta 4.800 calorías. Entre medias quedan los deportes de equipo como el fútbol y el baloncesto, donde el esfuerzo es compartido. Así, un futbolista de campo puede gastar alrededor de 1.800 calorías en un partido.

Relacionado: Cómo recuperarse después de hacer ejercicio

Todo esto son datos generales, ya que cada organismo es único y por tanto tiene un sinfín de particularidades. Se sabe que en el gasto calórico no solo interviene el tipo de ejercicio que se realiza, también hay que tener en cuenta otros factores como la edad, el sexo, la altura, situaciones como el embarazo y la lactancia o la masa muscular, por mencionar solo algunos. Por eso hay personas que comiendo lo mismo engordan o adelgazan de forma diferente. La culpa, por decirlo de alguna manera, la tiene el metabolismo basal, que es la energía que consume una persona para llevar a cabo sus funciones internas. Existe una fórmula de fácil aplicación para calcular cuál puede ser este gasto metabólico basal. Consiste en multiplicar 0,9 por los kilos que se pesa y por 24 (horas que tiene el día).

Relacionado: Los errores alimenticios más extendidos en el deporte

Otra de las fórmulas matemáticas que se aplican en relación con el gasto calórico es la que calcula el gasto total. Se multiplica un factor fijo (0,9 para mujeres y 1 para hombres) por la actividad física (dependiendo de si es baja, mediana o fuerte los valores cambian) y por los kilos de peso. Dicho así, puede parecer complicado, pero si uno se quiere hacer una idea aproximada de las calorías que gasta corriendo durante una hora, montando en bici o con cualquier tarea cotidiana, basta con darse una vuelta por Internet. A un solo click encontrará un sinfín de calculadoras que le harán el trabajo matemático.

Recogemos aquí dos que nos han llamado la atención. Una es la de la Clínica de la Universidad de Navarra, que destacamos por su fácil utilización y por lo completa que es. La otra que ha merecido nuestra atención pertenece a una popular marca de leche. Lo curioso de esta es que ofrece al usuario la posibilidad de contabilizar las calorías que requiren actividades tan cotidianas como fregar los cacharros, tender la lavadora y hasta escribir.

¿Eres de los que cuenta las calorías? ¿Cuántas necesitas para pasar el día? ¿Ingieres las suficientes?