Lo mejor del mundo

El cinturón, el complemento imprescindible de los hombres

La moda de hombre no ha sabido resistirse a los complementos. No en vano, marcan la diferencia entre un look adecuado y un aspecto perfecto. Y si no que se lo digan al diseñador italiano Giorgio Armani, uno de los mayores puntos de referencia de la moda masculina, que recomienda a los hombres "invertir en unos buenos pares de zapatos, cinturones, bolsos y corbatas" para ir siempre a la última.

La gama de accesorios masculinos es interminable y se abre a los sombreros, los fulares o los bolsos XL, antes impensables en el universo fashionista masculino. Atrás quedan los días en los que los complementos de los hombres se limitaban a unos zapatos y un cinturón de buena calidad.

[Relacionado: Lea T, el icono transexual de las pasarelas]

Pese a ello, el cinturón sigue siendo el accesorio estrella de los varones. Básico e imprescindible en su vestimenta diaria, es sinónimo de elegancia y buen gusto, tanto para estilos formales como informales. Y entre los más codiciados se encuentran los de Hermès con el emblema de la firma. Muy recomendados, por cierto, por los grandes de la couture masculina.

Si las mujeres se vuelven locas por su Birkin, el bolso más deseado del planeta, los hombres suspiran por los cinturones que muestran la H de la marca, aunque todas sus creaciones suscitan interés. No en vano, son obra de una de las más famosas firmas de moda dedicadas al diseño y elaboración de complementos de piel.  Su cuidado del detalle y la más alta calidad de los materiales convierten sus cinturones en un mito.

[Relacionado: La hija de Clint Eastwood quema el súper bolso de Birkin]

Y si deseada es la H de Hermès, no menos lo son la LV de la prestigiosa Louis Vuitton, que empezó a fabricar cinturones en los años 30, cuando dejaron de ser la prenda indispensable que sujetaba los pantalones para dar lugar al complemento esencial que dibuja la cintura de los hombres.

El precio de estos diseños es similar al del deseo que provocan, eso sí nada tiene que ver con el coste astronómico del cinturón más caro del mundo (169.000 euros). Se trata de un diseño de Stuart Hughes para la casa Gucci y consta de una hebilla con el logo de la firma elaborado en platino con 30 quilates de diamantes. Sin duda, se trata de una pieza muy exclusiva, de la que solo se crearon tres ejemplares.  Muy al estilo Hughes, quien también ha diseñado el MacBook de Apple más caro del mundo. Siete kilos de sólido platino para envolver a uno de más finos y ligeros portátiles de la enseña de la manzana, el sofisticado McBook Air.