Lo mejor del mundo

Strida, la bicicleta para las chicas más urbanas y con estilo

Estilo, ese elemento que nunca debes perder, ni siquiera cuando te trasladas de un sitio a otro. Por eso ha llegado la bicicleta ideal para lucir cuerpo bronceado y ese conjunto veraniego que te acabas de comprar. Si tienes algún michelín, ya puedes comenzar a pedalear porque no sólo llegarás a tu destino, también moldearás tu figura.

Claro que tampoco no se trata de ir sufriendo por las calles. Lo ideal es que la bicicleta sea  ligera, plegable y práctica. Y si además sorprendes … ¡bingo! Es que a nadie se le ocurría que este modelo de bicicleta, pensada para desplazamientos por la ciudad, fue ideada en la década de los 80 por el diseñador británico Mark Sanders (otro  Marc, pero en este caso Newson, australiano y diseñador de joyas para Boucheron, le dio forma a otra bicicleta que hizo historia: la de Lance Amstrong). Y es que parece un invento propio del siglo XXI. Su innovador enfoque fue mejorado y relanzado en Europa en el año 2004, dando lugar a diferentes versiones basadas en un diseño triangular y funcional, que permite cerrarlas en tan solo diez segundos, dando, además, un toque de originalidad y elegancia a los viajes urbanos sobre dos ruedas.

[Relacionado: La bicicleta, el ejercicio eco-chic que practican las celebrities]

Las pequeñas dimensiones que alcanza plegada la Strida, similar al cochecito de un bebé, permiten llevarla al hombro, subirla en el ascensor y guardarla casi en cualquier parte. Aquellos que vayan con ella al trabajo no tendrán que dejarla en la calle. Además, la operatividad de las ruedas una vez cerrada hace que se pueda trasladar sin dificultad. Es una bici para llevar casi a cualquier sitio. Y lo que es muy importante: ante la falta de esfuerzo tu maquillaje — si es transgresor, mucho mejor -  no corre ningún peligro por culpa de esas traicioneras gotas de sudor.

En movimiento alcanza los 25 kilómetros hora, es muy manejable y tiene unos potentes frenos de disco. Otra de sus ventajas: no mancha, ya que la transmisión es por correa. Estas características la convierten en un medio ideal para aquellos que apuestan por el transporte urbano sostenible.  Sin duda, Strida es una bicicleta exclusiva. Y está claro que su forma geométrica no deja indiferente. Las hay en diferentes colores y sus precios van desde los 595 euros a los 925 euros. Se puede adquirir online en la web española de la marca o en diversas tiendas especializadas, que seguro que conocen bien los ciclistas interesados en usar la original Strida para sus desplazamientos diarios por la ciudad.  Ya sabes que un cuerpo diez no sólo se consigue con dieta pero sí se luce en una elegante bici. ¿Qué os parece la Strida?