Practica la balneoterapia y disfruta del relax

El boom de los balnearios comenzó con su evolución a finales del siglo XVIII. Desde este momento, se ha intentado unir los avances de la ciencia con la belleza y el bienestar.

A partir del siglo XIX comienzan a modernizarse los complejos termales, surgiendo cada vez más nuevos tratamientos.

Con el paso del tiempo comenzaron a verse los efectos beneficiosos y curativos que tenían, lo que provocó su auge y extensión por todo el continente europeo, comenzando a ser considerados como lugares de cierto nivel social y puntos clave para el turismo.


Recursos antiguos que no dejan de evolucionar

La balneoterapia cuenta con numerosos beneficios ya que tienen un efecto relajante, mejorando las patologías articulares y musculares.

Desde hace mucho tiempo es una de las técnicas utilizadas para los tratamientos de salud y belleza. La importancia de los balnearios y los spas no reside únicamente en los baños, masajes y duchas, sino en la capacidad de la persona que se dirige a estos lugares para desconectarse y dejarse en manos de los profesionales para aliviar el estrés.

Los tratamientos que más se demandan en este tipo de centros son los relacionados con las curas antiestrés y los programas de belleza.

Beneficios para articulaciones y músculos

En estos lugares se puede disfrutar de barros del mar muerto, tratamientos de hidroterapia, algas, hidromasajes, baños termales, masajes bajo ducha combinados con masajes manuales, saunas húmedas y secas, masajes con chorros que se dirigen a los puntos del organismo claves para la mejora del cuerpo y diferentes modalidades de duchas.

Se trata de los recursos medicinales naturales más antiguos, pero sin embargo su evolución es constante en la búsqueda de la mejora tanto de las patologías de sus clientes, como de la mejora del aspecto físico.

Sin embargo, este tipo de centros no sólo mejora las patologías ya existentes, sino que puede servir para prevenir posibles lesiones o enfermedades que pudieran aparecer y que están relacionadas tanto con los músculos como por las articulaciones.

La mejora en la circulación y la relajación obtenida, son algunas de las claves que han logrado la "adicción" de muchas personas a este tipo de lugares. Una adicción sana que mejora la calidad de vida en numerosos aspectos, ejerciendo un poder analgésico a nivel físico y mental.