Pintalabios y chupetes

Carlotta Brett-Pierce, la madre que mató de hambre a su hija

Carlotta Brett-Pierce o la "madre monstruo", así la llaman los medios de comunicación,  fue declarada culpable de malos tratos a su hija Marchella, así como por dejarla morir de hambre. A falta de ratificación, la condena puede ir desde los 32 años hasta la cadena perpetua. Y todavía al salir del juzgado, Carlotta  declaraba ser "una madre amorosa y cuidadora" de sus tres hijos. ¡Muy fuerte!

Foto: Uli Seit para 'The New York Times'

A sus cuatro años de edad la niña sólo pesaba unos 8 kilos y medio, que es la mitad de lo que corresponde a un niño de su edad. Al parecer, la pequeña había nacido prematura y vivido de hospital en hospital. En febrero de 2010 fue enviada a vivir con su madre y abuela donde en menos de siete meses la niña murió. En este sentido, la policía relata el estado lamentable en el que se encontraba: había ingerido pastillas y mostraba signos de golpes.

[Relacionado: Jill Anderson, la mujer que dejó morir a su marido]

Desde hacía tiempo, los servicios sociales de Nueva York tenían bajo vigilancia a la madre porque cuando nació el hermano pequeño de Marchella... ¡dio positivo en drogas! Cada vez son más los casos de madres que abusan de los ansiolíticos o analgésicos durante la gestación, un fenómeno que no es solo estadounidense. "Me faltaba la educación, el conocimiento y los medios para cuidar de una niña tan enferma", ha dicho la madre en cuestión. Sin embargo, no se ha declarado culpable, en ningún momento, de la muerte de su hija. "No se veía tan mal", dijo, refiriéndose al aspecto de la niña al morir.

La agencia responsable de los niños en el Estado de Nueva York admite haber fallado en este caso. Pero ni el jurado ni la jueza han creído ni por un momento las palabras de la mujer, ni se han dejado influir por los indicios de "delirio". Por ello, la han encontrado responsable y culpable de la muerte de la pequeña.

[Relacionado: La gimnasta perfecta con una vida imperfecta]

También han declarado culpable a la abuela de la niña, la cual vivía con ellas y tampoco prestó auxilio a Marchella. ¿Se merece el calificativo de "madre monstruo"? ¿Qué clase de corazón puede tener una madre que deja morir a su hija de hambre?