Pintalabios y chupetes

Cirugía plástica para evitar el acoso escolar

Nadia Ilse tenía diez años cuando comenzó a pedirle a su madre una operación para pegar sus orejas, un poco saltonas,  y conseguir así que sus compañeros en la escuela dejaran de molestarla con crueles motes. Finalmente, sus deseos se hicieron realidad y ahora tiene 14 años y un nuevo rostro.

Primero, conocimos los casos de niñas que querían ser delgadas y ahora quieren cambiar su cara. Ha sido gracias a la ayuda de una fundación, Little Baby Face Foundation, que ha costeado los 40.000 dólares necesarios para su cirugía. El lema de dicho organismo, que se sostiene a base de cuotas y donaciones, es "transformando vidas y rostros de los niños".

[Relacionado: La niña con rostro deforme sale adelante con su vida]

Su objetivo es ayudar mediante la cirugía plástica a corregir malformaciones o problemas que les provocan a los niños problemas de rechazo social, deficiencias físicas o falta de autoestima o seguridad personal. Según se puede leer en su página web, ayudan a todo tipo de niños y niñas:  problemas de labio leporino, parálisis facial, problemas de oído...

La niña viajó desde Georgia a Nueva York y se encontró con los responsables de la fundación, que ya habían estudiado su caso. Según relata el Huffington Post, la cirugía no solo ha corregido sus orejas,  también le hicieron una rinoplastia -reduciendo el tamaño de la nariz- y una corrección de sus mejillas.

Algunas de estas operaciones son muy anheladas por todo tipo de mujeres. Nadia, por su parte, se enfrenta al comienzo del curso ilusionada y esperando no volver a recibir burlas de los demás compañeros: "Me veo hermosa y es exactamente lo que siempre he querido".

[Relacionado: Infiltraciones de botox contra el sudor]

El fenómeno de recurrir a la cirugía plástica para evitar el 'bullying' o acoso ha crecido mucho en los últimos años y cada vez más adolescentes toman esa senda. En el caso de esta niña, con la ayuda de una Fundación.

El problema con el acoso son los daños psicológicos y morales que produce. ¿Podría Nadia haber vivido toda su vida con sus orejas saltonas? Desde luego, ahora se parece mucho más a una cara de "revista" pero realmente me pregunto si la sociedad hace lo correcto al prestar estas ayudas.