Pintalabios y chupetes

Consejos para aumentar la autoestima de tus hijas

Como madres sabemos  lo importante que es la autoestima en el crecimiento de nuestras hijas. Por ello, debemos inculcarles los mensajes correctos para que aumente la confianza en sus posibilidades.

Aunque les demos el mejor entorno para desarrollarse, esa autoestima empieza a debilitarse cuando alcanzan los 9 años de edad.

Según los expertos del NYU Child Study Center, la pubertad empieza en las niñas entre los 9 y 11 años. Es el momento de fijarse bien y ayudar a reforzar la autoestima, como explica la blogger Julie Gilkay, quién además ha consultado a expertos que trabajan en grupos de apoyo con niñas de esa edad.

"Lo primero que sucede son los cambios en sus cuerpos, y éstos no son fáciles de aceptar", subraya Gilkay. Luego, empiezan a hacer mucho más caso a sus entornos (amigas del colegio) que a sus padres. Si alguien les dice "te ves fea con ese pelo", probablemente se lo crean. Tampoco ayudan los mensajes que reciben a través de los medios, revistas y series de televisión, entre otros, ya que siempre tienden a remarcar la belleza exterior como valor supremo.

[Relacionado: Las niñas siguen queriendo ser princesas]

Otro peligro que se produce durante su maduración, es la de buscar consejo donde no deben. Cuando no se tienen referentes sólidos, las niñas pueden confiar en los mensajes de cualquiera a través de Internet y redes sociales. ¿Cada vez somos más precoces?

Pero también destaca que la huella que dejamos en nuestras hijas es mucho más profunda de lo que creemos, según los psicólogos. Nosotras debemos ser un 'modelo' para ellas: de valores, de comportamiento, y de autocuidados. Tenemos que educar a nuestras hijas sin perder la calma.

Para reforzar su personalidad en esos momentos de cambio, éstas pueden ser  unas pistas útiles:

  • Aprovechamos para hacerle ver el lado "amargo" de la amistad, los esfuerzos que supone mantenerla: las amistades pueden ir y venir en sus vidas a lo largo del tiempo.
  • Ayudarle a ganar capacidad de decisión: enseñarle a tomar una decisión por sí mismas y afrontar nuevos retos. Prestarle bases sólidas para evaluar beneficios o desventajas.
  • Proporcionarle un entorno seguro, en el que puedan expresarse con libertad, hablar de sus sentimientos, compartir sus dudas. Si no puedes construir con tu hija ese entorno (incluyendo, quizá, a otras niñas), puedes confiar en alguna mujer cercana: vecina, tía o socioeducadora.
  • Aprender a conocer a nuestra hija en profundidad: nunca es suficiente lo que sabemos de ella.
  • Darle todo el tiempo que podamos: a menudo, cuando los vemos ganar autonomía, dejamos de entregar tiempo a nuestros hijos. Nunca es demasiado.
  • Respetarse a sí misma: Una de las cosas más complicadas de alcanzar. Una de las tareas a nuestro alcance es enseñarles a detectar los mensajes fraudulentos de los medios.
  • Ser su fan número uno: Nunca se le recuerda suficientes veces las cualidades buenas que posee. Aunque a veces parezca que nuestra hija 'pasa de nosotras', somos su apoyo más importante.

¿Tienes una hija cerca de estas edades? ¿Cómo haces en tu día a día para ayudar a tu hija a mantener la autoestima muy alta?