Pintalabios y chupetes

Dos padres se pelean por las vacunas de su hija

Una niña australiana de seis años se encuentra estos días en medio de una batalla legal por el programa de vacunas que se administran regularmente a los niños. Su padre solicitó legalmente en el Tribunal Federal que su hija fuese vacunada, mientras que su madre argumentaba que hacer esto es "potencialmente dañino".

En un primer momento, el fallo de la Corte fue a favor del padre y por lo tanto obligaba a que se le administrasen las vacunas (contra el sarampión, las paperas, la rubéola, la difteria, el tétanos, la tos ferina y la varicela), las más habituales en los programas médicos de la mayoría de los países. Sin embargo, la madre apeló la decisión anterior en el Tribunal Familiar y tuvo éxito. Los padres que se separaron poco después de nacer la niña, (en 2005)  se volverán a ver las caras en el Tribunal Federal a finales de este año.

[Relacionado: Diez millones de niñas son casadas a la fuerza cada año en la India]

La madre ha declarado que dejará a la niña decidir, a la edad de 11 o 12 años, si quiere inmunizarse contra el virus del papiloma humano. Según cuenta News.com, esta decisión ha sido muy criticada por un magistrado de la corte porque  en su opinión la niña  (a esa edad) no tendría una conciencia clara de los riesgos o beneficios de las vacunas. En los últimos tiempos, la lucha de los movimientos anti-vacunas en Australia está consiguiendo organizarse hasta el punto de reunir fondos para ayudar a los padres en procesos judiciales.  Hay ocasiones, como en este caso, que estar en contra de aplicar la inmunización a sus hijos, conlleva a un problema legal.

Aunque la vacunación no es obligatoria desde hace un año, debido a una normativa, si faltan al calendario de cuatro años de vacunas, las familias pierden un dinero que supera los 2000 dólares en tres años.

[Relacionado: La madre más joven de Reino Unido, otra vez embarazada]

En el mundo, cada vez existen más padres que se niegan a cumplir con el calendario de vacunación. Las razones pueden ser desde creencias religiosas a estudios que relacionan las vacunas con consecuencias, no del todo comprobadas, como la aparición de autismo. Cada familia que no vacuna a su hijo hace que sea más fácil la propagación de un virus como el del sarampión, por ejemplo. Los padres de esta niña australiana, por su desacuerdo, han llevado el caso hasta los tribunales. ¿Qué opinas de los padres que deciden que no inmunizan a sus hijos?

También os puede interesar: