Pintalabios y chupetes

La batalla de la comida

¿A quién no le gusta comer? O, dicho de otro modo, ¿por qué en nuestro mundo la comida es motivo de conflicto y, muchas veces, de problemas de salud? Por aquí intentamos estar muy atentos a los temas de la alimentación y buscamos las mejores maneras de educar en la 'dieta sana' a nuestros hijos.

Sheah Rarback es la Directora de una sección dedicada a la nutrición en la Universidad de Miami. Dietista y nutricionista especializada en niños, lleva un buen montón de años dedicada a educar en la alimentación sana. Me gusta, por ejemplo, uno de sus postulados: "Los niños no comen solos, comen en familia"; y explica que la base de su educación alimentaria empieza en casa.

Enséñales a comer a bienComo en otros ámbitos, los padres y madres debemos educar con el ejemplo. ¡No vale esconderse para comerse un dulce de cuando en cuando!

Poco a poco, las recomendaciones de los dietistas han cambiado. En tiempos de mayor escasez, se insistía en la ingesta de alimentos ricos en proteínas. Sin embargo, un plato ideal hoy, dice, debe estar compuesto en tres cuartas partes por plantas:

  • un cuarto debe ser vegetales
  • otro cuarto, frutas
  • otro, granos (arroz o pan de trigo)

El último cuarto de la comida sería de proteína: pollo, pescado, alubias o huevos. La carne roja es el alimento que peor nos cae: según esta nutricionista, no debe entrar en la dieta más de dos, como mucho tres, veces por semana.  Además, los niños deben beber un vaso de cualquier bebida enriquecida con calcio: leche de vaca, de soja, de arroz, etc.

Frente a la creencia popular, dice que el azúcar ni excita ni vuelve hiperactivos a los niños. Simplemente: "No podemos abusar, ni pequeños ni grandes, de los alimentos ricos en azúcar que están por todas partes". Refrescos, bollería, cereales... Los productos azucarados llenan, pero no nutren. Y ese es un lema que deberíamos colgarnos en letras de molde, bien cerca del refrigerador.

[Relacionado: Alimentación infantil, sana y divertida]

Y, para combatir el abuso de colorantes en casi todos los alimentos industriales, ¿por qué no apostar por la comida 'real'? Las frutas son ya hermosas y atractivas por sí mismas. En mi pequeña experiencia como madre, puedo certificar que si el niño se educa desde bebé, desde la introducción de los alimentos sólidos en su dieta, es fácil hacerle valorar una fresa o una mandarina como la comida más increíble.

Y, en tu experiencia, ¿es muy cruda la batalla de la comida? ¿Cómo podemos enseñar mejor a los chicos a que valoren los alimentos sanos?