Pintalabios y chupetes

Los niños prodigio y autistas… ¡tienen cosas en común!

Ser una persona inteligente y con habilidades ultradesarrolladas en la niñez, ¿qué puede tener que ver con el autismo? Como sabéis, los niños autistas tienen entre otros problemas un lenguaje limitado, escasez de habilidades sociales, tendencia al comportamiento repetitivo y otros rasgos.

Pero también suelen ser poseedores de una atención intensa por los detalles. Esta es una de las características que comparten los niños prodigio analizados en el estudio realizado por dos universidades norteamericanas sobre el historial y perfil cognitivo de 8 jóvenes genios. Algunos de ellos fueron capaces de hablar con pocos meses, otros sabían leer con solo dos años o tenían la capacidad de reproducir una pieza de música con solo haberla escuchado una vez a la edad en que los chicos suelen terminar la educación infantil.

[Relacionado: El ejercicio durante el embarazo es posible]

Los niños prodigio o genios parecen compartir algunas características propias de las personas con autismo. Además, dice el estudio, los miembros del grupo de análisis contaban con un historial familiar con varios casos de autismo. Por un lado, el estudio revela que la mayoría de estos niños y niñas tiene una excelente memoria de trabajo que así se llama al sistema que mantiene datos accesibles para su procesamiento. La capacidad de memoria de trabajo, en las personas corrientes, alcanza para manejar un número de siete digitos mientras que ellos pueden retener números mucho más largos y operar con ellos mentalmente.

La puntuación de esta característica para todos era alrededor de 99 percentiles (medida para valorar el crecimiento del bebé). Sin embargo, no todos lograban un elevado coeficiente intelectual: alguno de ellos marcó solo 108. Al parecer, la precocidad de los pequeños genios no está directamente relacionada con el CI.

[Relacionado: Detecta el autismo en cinco minutos]

Entre los rasgos más sorprendentes del estudio está la puntuación obtenida en torno a un rasgo típicamente autista: su feroz atención a los detalles. Tres de los chicos tenían de hecho un diagnóstico de autismo previo (en cuatro de sus familias se encontraron varios historiales precisamente de ese trastorno, en parientes de primer y segundo grado.

Una de las formas de autismo ha sido denominada síndrome de Asperger (por el médico que la identificó): en esta, los niños no tienen problemas graves con el lenguaje, y en cambio sí problemas sociales o de interacción. Son niños que muestran obsesivamente su vocabulario o sus conocimientos, sin reparar en el rechazo que producen. Y sí, también se trata de niños con una enorme preocupación por los detalles, fácilmente confundibles con "prodigios".

[Relacionado: El gesto más generoso de una niña]

Los niños prodigio, a decir de estos científicos, parecen beneficiarse de ciertos rasgos autistas y evitar los problemas y carencias de otros. Una posible explicación, dice este artículo del 'Time', es que pueden ser autistas que, por alguna causa genética o de crecimiento, han podido suprimir la mayoría de los signos de autismo, como los problemas de interacción social o las discapacidades con el lenguaje.

El referido es un estudio de corto alcance, solo un primer paso, pero deja al menos esta idea: si existen personas en las que el autismo es "detenido" y se convierten en personas con dotes excepcionales propias de un genio, ¿podemos esperar saber cómo se produce eso? No es la primera vez que un texto académico sugiere que el autismo es una forma especial de inteligencia.  ¿Qué os parecen estas similitudes?

También os puede interesar: