Pintalabios y chupetes

¿Vives en la casa de las hormonas?

Esperar mucho para ser madre tiene sus riesgos, pero aún resulta más complejo si el resultado es niña. Este retraso de la maternidad puede ser muy cómodo para las que invierten en sus carreras profesionales, pero tiene una consecuencia inesperada ya que llegará el momento que en casa se reunirán demasiadas hormonas, las de la mujer adulta entrando en la menopausia y las de las niñas llegando a la adolescencia.

La edad para tener hijos se ha desplazado de los veinte a los treinta a pesar de que los médicos no recomiendan ser madre primeriza después de los treinta y cinco. Eso quiere decir que cuando la madre esté cerca de los 50 años, esa hija estará en los 15.

Según la doctora Donna Block, la menopausia y la pubertad se parecen mucho y en ambas encontramos cambios corporales, de humor y en nuestro estado emocional. Tener más apetito, acné o estar cerca de una depresión es el resultado de la ¡explosión de hormonas!

En este sentido, no se trata de estigmatizar los procesos sino de ser conscientes de su influencia en nuestro estado de ánimo. Además, las mujeres (mayores y jóvenes) son más conscientes de sus cuerpos, y no tratan estos temas con el tabú de antaño. Algunas madres están hablando de forma clara con sus hijas para contarles de qué va todo esto.

[Relacionado:  Hormonas y peso, relaciones peligrosas]

Pero existe otro problema asociado, el de que las hijas adolescentes se distancien de sus padres. Por ello, también es importante, nos aconsejan, incluir en las charlas sexuales a los miembros masculinos de la familia.

¿Maneras de convivir bien en la "casa de las hormonas"?

Un psicólogo consultado por el Star Tribune dice que "no puedes cambiar las hormonas, pero puedes cambiar la manera de lidiar con los sentimientos".

Aún me quedan algunos años, pero cuando mi hija mayor esté revolucionada con la imparable adolescencia, empezarán los desajustes de mi reloj biológico. A ver cómo lo llevamos.

¿Tienes hijas a punto de entrar en la adolescencia? ¿Cómo vivirán los padres este momento de hipersensibilidad de sus mujeres?