Salud y bienestar

Canas prematuras, un indicio de que algo va mal

¿No has cumplido los 30 pero hace años que tienes un mechón blanco en medio de la cabeza? Pues no lo dejes y acude a tu médico porque puede ser un aviso de que padeces alguna enfermedad.

Las canas prematurasLas canas no son solo un problema estético, pueden darte pista sobre tu salud.

Los cambios en la coloración del cabello se producen de forma progresiva a medida que envejecemos, pero la poliosis o canicie prematura aparece incluso en menores de 20 años. En este sentido, y aunque suelen responder a un proceso hereditario, también es un signo de alarma.

[Relacionado: Consejos para evitar el bajón tras la Navidad]

Aparecen por la pérdida de la melamina, molécula que le da el color al pelo, y suelen afectar primero a las sienes, luego a la parte posterior de la cabeza y finalmente a todo el cabello. Aunque las mujeres son más propensas a tener canas a partir de los 40 años, a muchos hombres les salen antes.

Una dieta inadecuada puede contribuir a la aparición del cabello gris ya que la anemia perniciosa se manifiesta cuando hay una falta de vitaminas del grupo B, vitamina B12 y  B6; de minerales como el hierro; o de una proteína específica llamada TRP2.

Las alteraciones de carácter digestivo también pueden tener relación con el pelo blanco. Si te sienta mal la comida a menudo, sufres de ardores y/o gases, o pasas de episodios de estreñimiento a diarreas continuas, te conviene revisar tus hábitos alimenticios y acudir al médico para que te diseñe una dieta personalizada para descartar problemas graves.

[Galería: Claves para una buena hidratación]

Las canas prematuras también son un síntoma de hipotiroidismo leve. Hablamos de una dolencia que se produce por un mal funcionamiento de la glándula Tiroides, que regula el metabolismo del cuerpo y produce proteínas.

Las canas aparecen por la falta de melaninaEl cabello se vuelve de color blanco o gris debido a la falta de melanina.

Los desajustes hormonales son otro detonante de las canas, por eso pueden aparecer en la adolescencia, cuando los cambios físicos son constantes tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, éstas pasan por más etapas 'desestabilizadoras' como la menstruación, los embarazos, la lactancia y la premenopausia.

Además, diversos estudios científicos han demostrado que cuando tenemos un estrés constante, ya sea laboral o personal, problemas personales o episodios traumáticos como la pérdida de un familiar muy directo, todo nuestro organismo se resiente provocando enfermedades cardiacas, tensión arterial alta,  la decoloración del cabello e incluso cáncer.

[Y además... Cómo luchar contra los orzuelos]

Padecer disfunciones hormonales serias, favorece la aparición de las canas. Por eso se recomienda acudir al médico con regularidad para hacerse análisis que ayuden a identificar cualquier irregularidad y llevar una vida sexual sana, que implica acudir al ginecólogo y comentar con él cualquier incidente o malestar.

Por último, el tabaco es uno de los factores que provocan la aparición de canas. Diversos estudios demuestran que existen casos de canosos prematuros hasta cuatro veces más entre los fumadores.