Salud y bienestar

Combate el calor comiendo bien

En verano, los hábitos alimenticios sufren alteraciones importantes, no solo por el tipo de alimentos que se incorporan a las comidas, sino también por la cantidad que ingerimos y abusar del 'picoteo'. Para evitar descompensaciones nutricionales y otros problemas como el incremento de peso, se recomienda mantener las pautas de la dieta mediterránea que se han debido seguir a lo largo del año.

No abuses de las bebidas refrescantes, son ricas en azúcares y te hacen engordar.

Desde la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (HUNSC), adscrito a la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, se recuerda que tomar una dieta variada normocalórica y la práctica de ejercicio físico, junto con una buena hidratación, permitirá disfrutar saludablemente de las vacaciones.

Si no se modera el consumo de productos hipercalóricos como helados, bebidas alcohólicas, platos precocinados o elaborados con gran contenido en grasa, ni tampoco se combina con actividad física, se ganará peso con facilidad debido a que se acumula un exceso de calorías a diario.

[Relacionado: Los peores hábitos de salud femenina]

Por ello, para cubrir las necesidades extras del organismo debido al calor y las altas temperaturas, es fundamental tomar entre un litro y medio y dos litros de agua al día, que puede completarse con bebidas acalóricas como té e infusiones frías. Los especialistas en nutrición y dietética del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria sugieren comer de todo con moderación.

Además, existen alternativas para afrontar los días de calor:

- El consumo de verduras entre dos y cuatro raciones diarias (especialmente crudas como ensaladas).

- Tomar gazpacho y platos templados.

- Incluir tres piezas de fruta diarias de temporada como piña, sandía, melón, mandarinas o naranjas.

- Combinar la ingesta de piezas enteras de fruta con zumos naturales.

Toma fruta de temporada cada día y reserva los helados para el fin de semana.

La importancia de la ingesta de verduras y frutas radica en que aportan gran cantidad de agua, esencial para hidratarse, además de que ser bajas en calorías. Por último, hay que recordar que el consumo de refrescos debe ser ocasional y en caso de tomarlos, mejor elegir aquellos denominados light o 'zero'. ¿Comes de manera diferente en verano?