Salud y bienestar

Cuidado con los cambios de velocidad… ¡al caminar!

Un nuevo estudio  publicado en Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología, muestra que los cambios en la velocidad al caminar pueden ser una señal de las primeras etapas de un tipo de demencia conocida como deterioro cognitivo leve (MCI, por sus siglas en inglés).

Esta actividad cotidiana que realizas habitualmente ayuda a cuidar tu corazón y fortalece el cerebro.

Los autores utilizaron una nueva técnica que incluye la instalación de sensores infrarrojos en los techos de las casas. "Un sistema diseñado para detectar el movimiento de las personas en los pasillos", explica el autor del estudio, Hiroko Dodge, de la Universidad de Oregón. "Al usar este nuevo método de seguimiento, hemos sido capaces de observar cómo, incluso los mínimos cambios en la velocidad al caminar, se pueden correlacionar con el desarrollo del deterioro cognitivo leve", añade el investigador.

[Relacionado: Los peores hábitos de la salud femenina]

En el estudio participaron 93 personas mayores de 70 años que vivían solas. De ellos, 54 participantes no tenían problemas cognitivos, 31 no tenían problemas de memoria relacionados con el deterioro cognitivo leve, y 8 mostraban síntomas de MCI. Estos 'conejillos de indias' pasaron por pruebas cognitivas y de memoria, y se controló su velocidad al caminar en sus casas durante un período de tres años. Se les clasificó en tres grupos: lentos, moderados o rápidos, en función de su velocidad al caminar.

Las caminatas, a paso ligero, son buenas para la memoria y el aprendizaje.

El estudio encontró que las personas con MCI (no relacionada con problemas de memoria) tenían nueve veces más probabilidades de ser caminantes lentos, y la variación de la velocidad al caminar también se asoció con el deterioro cognitivo leve. Según los investigadores, deben llevarse a cabo nuevas investigaciones con grandes grupos de participantes, para determinar si este descubrimiento podría predecir futuros problemas cognitivos y de memoria en las personas mayores.

[Relacionado: Usar slips podría ser una causa de la infertilidad masculina]

Si se logra detectar la demencia en sus primeras fases, diferentes tratamientos podrían mantener la independencia de estas personas y, finalmente, evitar que la enfermedad se desarrolle. De ser así, se demostraría que además de reducir el deterioro celebral, la artritis y la obesidad, caminar puede mejorar la resistencia cerebral a enfermedades como el Alzheimer y reducir la pérdida de memoria con el tiempo. ¿Qué te parece este estudio? ¿Crees que un avance interesante para la salud de la población?

También os puede interesar: