Salud y bienestar

Disfruta de la Eurocopa de forma saludable

La intensidad, la emoción, la expectativa generada durante el partido y un posible final dramático incrementan, según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), las posibilidades de sufrir algún episodio cardiaco.

El perfil más propenso a padecer del corazón es un hombre (mayor de 50 años), diabético, fumador, hipertenso, con colesterol elevado y obeso o con una vida sedentaria. Si además tienes dificultades para controlar las emociones, eres apasionado o tienes poca tolerancia a la frustración, el riesgo se multiplica. Durante situaciones de estrés emocional, como ver un partido de fútbol de máxima tensión, el organismo eleva la producción de adrenalina, lo que provoca que las contracciones del corazón se vuelvan más fuertes y rápidas, que las arterias se estrechen y aumenten su presión (se eleva la presión arterial) y que se favorezca también la formación de coágulos.

[Relacionado: Trabajo y salud, una combinación peligrosa]

De hecho, estudios previos ya han demostrado que las posibilidades de sufrir problemas cardiacos aumentan mucho cuando el partido es decisivo y cuando se concentran en pocos días. Otra investigación realizada por médicos alemanes y publicado en The New England Journal of Medicine durante la celebración del Mundial de Fútbol de Alemania 2006, demostró que las emergencias cardiacas se triplicaron en los hombres y casi duplicaron en las mujeres durante los días en los que jugaba la selección alemana.

Otro,  realizado con motivo del Mundial de 1998, reveló también que el número de ataques al corazón aumentó un 25 por ciento durante el partido en el que Argentina eliminó a Inglaterra en la tanda de penaltis. Sin embargo, se ha descubierto que el resultado final del partido no es tan importante. "En cambio, la intensidad, la emoción, la expectativa generada durante el desarrollo del partido y un posible final dramático, como un penalty o un gol en el último minuto son factores desencadenantes de ataques cardiacos", explican desde la SEC.

[Relacionado: Fritos, rebozados o mantequillas, responsables de que enfermemos]

Los expertos proponen ver el partido acompañado por familiares o amigos, por si surgiera alguna emergencia y fuera necesario llamar a los servicios de urgencia,  no "tomárselo tan a pecho",  respirar hondo y no dejarse llevar por la euforia o la tristeza según el resultado.

Los consejos del SEC para disfrutar de este espectáculo deportivo sin correr riesgos:

1. Mentalízate y no te tomes el partido demasiado "a pecho". La preparación psicológica es importante para no dejarse llevar en exceso por las emociones.

2. Intenta pasear o realizar algo de ejercicio antes del partido. Te ayudará a descargar adrenalina antes del acontecimiento.

3. Procura no fumar (o por lo menos no fumar más de lo que fumas habitualmente). El tabaco aumenta las probabilidades de que se forme un coágulo en el interior de tus arterias coronarias.

4. No tomes bebidas con alto contenido en alcohol (pueden elevar descontroladamente tu presión arterial), aunque sí mucho líquido.

5. Evita comer copiosamente antes del encuentro, ya que esto sobrecarga de forma importante el trabajo del corazón.

6. Si tienes alguna enfermedad de corazón no dejes de tomar la medicación. Si lo haces, tu corazón puede estar menos protegido justo cuando más lo necesita.

7. Si durante el partido sientes "que te va a dar algo", no dudes en dejar de verlo durante unos minutos y darte un paseo. Respira hondo y realiza ejercicios de relajación.

8. Si notas dolor en el pecho, en la mandíbula, en los brazos o en la parte alta del estómago, no esperes a que finalice el encuentro y solicita ayuda médica.

9. Si tu equipo gana, no te dejes llevar por la euforia excesiva, ya que te puede llevar a realizar esfuerzos extraordinarios.

10. Y si pierde, no te dejes llevar por la tristeza. Pensar en positivo, siempre será bueno para tu salud.