Salud y bienestar

¿Es peligroso el yoga?

Menuda batalla se está librando en el ciberespacio sobre un artículo del 'New York Times' titulado "Cómo el yoga puede arruinar su cuerpo", con médicos y los devotos tomando posiciones en contra y a favor de esta disciplina.

Dicen que ayuda a mejorar la flexibilidad, el tono muscular y el estado físico en general, pero, como cualquier otro deporte, no está exento de riesgos al ser una práctica donde hay una sobreexigencia articular.

Entre sus ventajas: ayuda a ejercitar la respiración y a relajarse.

El artículo está siendo difundido también en Facebook  y, como es lógico, la comunidad y los yoguis se han levantado en armas.

El artículo cita a un profesor de yoga, Glenn Black, quien aconseja a la gente que deje de practicar yoga porque es demasiado probable que cause algún daño.

Sin embargo, Black, cuyos clientes incluyen a las celebridades y los gurús más prominentes, continúa entrenando a los estudiantes en esta actividad supuestamente peligrosa, al tiempo que advierte que incluso célebres profesores de yoga "se lesionan en masa".

[Relacionado: Practica los deportes de las estrellas]

Black menciona dos casos alarmantes  en los que un yogui indio se rompió tres costillas en un giro de columna y un profesor estadounidense perdió la movilidad en las articulaciones de la cadera.

Sus detractores afirman que las 'contorsiones' pueden provocar lesiones.

La cuestión es, si este entrenamiento milenario puede estar causando una epidemia de lesiones e incluso la discapacidad. Black explica que muchos clientes acuden a él después de haberse lesionado en las clases de otros, que les empujaban a ir más allá de sus límites físicos.

Hay que ser consciente de que ciertas posturas son "arriesgadas". Como prueba, un artículo publicado en el año 1972 en el 'British Medical Journal' informaba que incluso algunas podrían causar un accidente cerebrovascular en personas relativamente jóvenes debido a la hiper-extensión del cuello, y que también puede producirse el 'latigazo cervical'.

Pero en realidad, no hay ninguna prueba científica que demuestre que sea peligroso para las articulaciones o los huesos ni que pueda causar otros daños; el problema viene si hay una mala praxis. Por eso, esta disciplina debe practicarse bajo la supervisión adecuada.

¿Has ido a clases de Yoga? ¿Crees que es beneficioso o perjudicial?