Salud y bienestar

¿Es sano que las parejas duerman separadas?

Un artículo publicado recientemente en The New York Times
señala que existe una tendencia cada vez mayor de las parejas de duerman en
habitaciones separadas. Aproximadamente una de cada cuatro parejas estadounidenses lo hace y según la Asociación Americana de Constructores de
Hogares, se espera que un 60% de las viviendas habituales disponga de una
doble habitación principal en 2015.

Esto ha de hacernos pensar: ¿Es realmente sana esta tendencia?
Porque todos hemos pensado en alguna ocasión que hubiésemos pasado una
mejor noche de haber dormido separados de nuestra pareja por un muro
–o dos-, que nos habría librado de sus ronquidos, de la televisión a altas horas…

Pero, ¿puede esto afectar a nuestra relación? Esta es la pregunta que se realizaron recientemente a Tina B. Tessina, psicóloga y autora de “Dinero, Sexo y Niños: Deja de luchar contra las tres cosas que pueden arruinar tu matrimonio”, y lo que nos respondió fue lo siguiente:

“Dormir separados puede contribuir a la desconexión que afecta a muchas relaciones. Facilita evitar a la otra persona, cuando lo que
realmente se necesitaría es el contacto”
. Hay muchas soluciones para la ausencia de descanso y para los ronquidos.

Por lo tanto, parece evidente que lo mejor es dormir juntos… ¿Aún no están convencidos? He aquí algunas razones más que aporta Tina Tessina para compartir el lecho con nuestra pareja:

1. “Tu hombre puede dormir mejor cuando estás a su lado”.

En un estudio publicado por la revista Sleep and Biological Rhythms,
los investigadores concluyeron que, mientras las mujeres duermen
haciendo menos ruido cuando comparten la cama con alguien con quien
tienen un romance, los hombres duermen mejor cerca de una mujer. Es
importante, sin embargo, dejar claro lo que nos molesta de los hábitos de nuestra pareja. Así, ambos descansaremos mejor.

2. “La hora de acostarse no es siempre para dormir, no sé si me entiendes".

También es hora para la intimidad, acurrucarse o practicar sexo.
Este espacio privado es crucial, especialmente si tienes hijos.
Siempre puedes ir a vigilarlos a su habitación, y volver corriendo a la
tuya, pero el sexo en esas circunstancias se vuelve planificado, sin
sentido, y se pierde la tan deseable espontaneidad”.

3. “En la cama, cara a cara, es uno de los mejores momentos para comunicarnos con nuestra pareja”.

Entre el trabajo y el resto de responsabilidades, dispones únicamente
de pequeños períodos de tiempo sin interrupción para comunicarnos
durante el día. Con la puerta cerrada (y el iPhone apagado), entre las sábanas, es el lugar en que puedes realmente hablar sobre lo que tienes en la cabeza,
sin ser interrumpido por los niños, el perro, el teléfono… “Juntos, y
abrazados, hablar tranquilamente es una de las grandes ventajas de la
vida en pareja” apunta Tessina. “Las parejas que saben cuando llevar a
cabo esto, y lo hacen regularmente, funcionan mejor que aquéllas que no
lo hacen”.

4. Y, sobre todo:

Intenta resolver cualquier incompatibilidad a la hora de dormir con tu pareja antes de huir a la habitación de invitados.

¿Tiene tu pareja costumbres a la hora de dormir que te vuelven loco? ¿Estás considerando seriamente ir a dormir a otra habitación?

Por: Dr. Francisco Marín Atención Primaria. Más artículos de Francisco Marín aquí

 

Más:

¿No puedes dormir? Técnicas de relajación y consejos

¿Gallo madrugador o lechuza trasnochadora?