Salud y bienestar

La yema de huevo, ¿tan peligrosa como el tabaco?

Aunque este alimento tiene algunos de los mejores nutrientes (es rico en ácidos grasos omega-3, vitaminas y antioxidantes), su aporte de colesterol es especialmente elevado.

En vez de limitar el consumo de huevos, los cardiólogos aconsejan dejar el tabaco

Tanto que, de acuerdo con un reciente estudio canadiense publicado en la revista Atherosclerosis, tiene casi los mismos efectos nocivos sobre los vasos sanguíneos que el humo del cigarrillo.

Podría incluso obstruir la arteria carótida que va al cerebro, lo que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular.

[Relacionado: 12 alimentos que ayudan a no engordar y apetecen]

Hasta ahora, muchos de los estudios que se han llevado a cabo en los últimos años han relativizado el impacto del colesterol en la dieta sobre el porcentaje en que se encuentra en la sangre (ya que el hígado produciría la mayor parte).

Pero este descubrimiento ha recrudecido el debate incorporando un argumento de peso: la yema es casi tan mala para las arterias como el tabaco.

En lugar de medir el colesterol en la sangre, el Dr. David Spence y su equipo de la Universidad de Western Ontario (Canadá) examinaron las consecuencias directas del exceso de grasa en el cuerpo, y la formación de placas de ateroma.

Estos 'trozos' de grasa y las células que obstruyen las arterias gradualmente pueden bloquear el tráfico sanguíneo y provocar un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular.

[Relacionado: La cerveza, el nuevo arma contra el cáncer]

Los investigadores midieron por ultrasonidos la formación de estas placas de grasa en la arteria carótida (que suministra sangre al cuello) en más de 1.200 pacientes canadienses, con una edad media de 61 años.

Además de su consumo semanal de yemas de huevo, los participantes también indicaron la cantidad de cigarrillos.

Los científicos observaron que la formación de estas placas se aceleró de manera significativa en sujetos de 40 años que consumían yemas de huevo de forma regular, especialmente entre aquellos que consumían más de tres veces por semana.

El Dr. Spence asegura que esto tiene sentido, ya que "una sola yema de huevo supera la ingesta diaria recomendada de colesterol".

De hecho, una yema supera los 200 miligramos al día recomendados para las personas con factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los autores del estudio advierten que el efecto de las yemas de huevo sobre la placa son independientes del sexo, los niveles de colesterol, la presión arterial, el tabaquismo, el peso y la diabetes de una persona.

No obstante, los expertos consideran que este hallazgo proviene de "un estudio observacional que solo puede sugerir relaciones potenciales, no determinar conclusiones causales reales".

[Relacionado: Zumos inteligentes]

Además, en el estudio no se tuvo en cuenta el resto de alimentos que consumieron los participantes, y el colesterol se oculta en muchos alimentos, entre ellos la carne, el queso y las comidas preparadas con huevos, como los productos preparados.

Para evitar riesgos, la prevención de las enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, ictus, bypass u otro procedimiento de revascularización coronaria) debe enfocarse hacia la promoción de hábitos de vida saludables.

Se recomienda tomar alimentos de todos los grupos alimentarios, con un énfasis en verduras, frutas, productos de grano integral y lácteos bajos en grasa o sin grasa, además de comer pescado por lo menos dos veces por semana.

Por último, la investigación sugiere que una dieta más basada en plantas podría mejorar los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular como el colesterol, la presión arterial y los triglicéridos.

Un buen truco es tomar sólo la clara del huevo con espinacas, cebollas o algún hongo (setas o champiñones). Se pueden añadir hierbas y un poquito de cúrcuma para que esté más sabroso.

¿Cuántos huevos tomas a la semana?

Fuente: HealthDay.