Salud y bienestar

Las siete alergias más raras

La incidencia de las alergias ha crecido exponencialmente y continúa en aumento. La aparición de intolerancias a algunos elementos es cada vez más frecuente y aunque hasta hace unos años se detectaba a edades tempranas, ahora se manifiestan cuando eres adulto.

Tener alergia significa desarrollar una hipersensibilidad a una partícula o sustancia que, si se inhala, ingiere o toca, produce unos síntomas y reaccciones concretas. Generalmente es de origen hereditario, pero también puede deberse al exceso de higiene, ya que al mantenerse libre de bacterias el sistema inmunológico se distorsiona.

Son comunes las alergias a ciertos alimentos, al polen, a los ácaros del polvo, las picaduras de insectos y ciertos animales. Sin embargo, hay muchas otras que resultan extrañas y sorprendentes. ¿Las conoces?

1. Urticaria solar o alergia al sol. Una mínima exposición a la luz solar puede provocar ronchas y quemaduras, además de otras reacciones como mareos, ahogo, cefaleas y síncope. No es hereditaria, ni existe un grupo con una tendencia mayor a desarrollarla.

[Relacionado: Una garrapata es la culpable del nuevo brote de alergia a la carne roja]

Un primer brote puede ser la aparición de granos en zonas expuestas al sol, como la cara o el escote. Para evitar su aparición se recomienda que la exposición al sol sea muy paulatina y que además se empleen fotoprotectores de índice alto. Según el Dr. Ricardo Ruiz Rodriguez, del departamento de Dermatología de la Clínica Ruber en Madrid, el tratamiento varía según la extensión de los síntomas.

¿Cómo combatir el problema? Utiliza corticoides tópicos de baja o moderada potencia o antihistamínicos orales. También puede resultar útil empezar un mes antes de las primeras exposiciones al sol con la toma diaria de compuestos que contienen sustancias fotoprotectoras con efecto antioxidante, como por ejemplo los carotenos.

En casos más severos o crónicos puede estar indicado un tratamiento "desensibilizante del sol", que consiste en administrar dosis bajas de radiación ultravioleta en una cabina médica, al menos un mes antes de las primeras exposiciones del verano.

2. Urticaria acuagénica o alergia la agua. Es muy poco frecuente, sólo la padecen 30 personas en todo el mundo, es decir, una persona por cada 230 millones. Un breve contacto del agua, a cualquier temperatura  puede generar una importante erupción cutánea, además de ronchas o placas eritematosas y edematosas. Pueden ser transitorias y de diferente tamaño.

Lo más grave es que dificulta la higiene personal e interfiere en la alimentación. Duchas breves (menos de un minuto de duración) y tratamiento con antihistmínicos es lo único que se puede hacer puesto que no se conocen sus causas ni tampoco su cura.

3. Urticaria a frogore o alergia al frío es una reacción ante la exposición a estímulos fríos tales como viento, bajas temperaturas, lavado o inmersión en agua fría, contacto con objetos fríos o ingestión de bebidas o alimentos fríos.

Aunque puede aparecer a cualquier edad, es más frecuente en adultos jóvenes. Se manifiesta con brotes agudos de habones rojizos en la piel que producen picor, fiebre, malestar general, dolor de cabeza, abdominal y de articulaciones, entre otros.

[Relacionado: Congestión nasal, ¿resfriado o alergia?]

El uso de antihistamínicos puede aliviar los síntomas pero no previenen futuras reacciones. También se utilizan tratamientos de inducción de tolerancia al frío, en los que gradual y progresivamente se expone al paciente a bajas temperaturas.

4. Alergia al semen. Se desarrolla en el cuello de la matriz de algunas mujeres (afecta al 5 por ciento de ellas), pero no causa síntomas alérgicos comunes, sino que el fenómeno es interno y silencioso. No obstante, algunas mujeres experimentan desde picores hasta un potencialmente mortal choque anafiláctico. Incluso ha habido casos de hombres que también son alérgicos a su propio esperma. Es  difícil de diagnosticar, puede confundirse con infecciones o con otras enfermedades de transmisión sexual.

Tener más sexo para reducir la sensibilidad femenina, podría disminuir esta afección. La frecuencia tendría que ser de al menos dos veces a la semana. Otro tratamiento es aplicar semen diluido en la vagina cada 20 minutos e incrementar la concentración de esperma durante horas.

5. Alergia a las vibraciones. Las vibraciones que producen el movimiento de un barco o un coche provocan alteraciones en el sentido del equilibrio, provocando maneros, náuseas y vómitos. Las de media y alta frecuenca causan daños en columna vertebral y al aparato digestivo, quemaduras por rozamiento y problemas locomotores.

Las vibraciones transmitidas a manos y brazos provocan problemas vaculares, impactos de distinto nivel en huesos o articulaciones, y dolodes nerviosos o musculares. Para evitarlo se debe reducir al máximo la duración e intensidad de la exposición, además de elegir un equipo de protección individual adecuado al trabajo que se esté realizando.

6. Alergia al ejercicio. La produce la actividad física u otro agente que hace reacción con el movimiento del cuerpo. En la mayoría de los casos puede ser desde la comida ingerida, el alcohol o el clima del lugar donde se practique la actividad.

[Relacionado: Peces vivos para curar el asma]

Puede ocurrir durante o después del ejercicio. Los síntomas pueden incluir urticaria, comezón en la piel, dificultad para respirar o una sensación de ahogo, cólicos estomacales, dolor de cabeza e hinchazón de cara, lengua o manos. La mayoría de los síntomas pueden controlarse tomando el medicamento que el médico prescriba y desacelerando o interrumpiendo el ejercicio tan pronto como los síntomas comienzan.

Además, es recomendable hacer ejercicio con un compañero que conozca tu condición y llevar un registro de lo que se come antes de hacer ejercicio para que el médico pueda identificar las cosas que te pueden desencadenar una reacción alérgica.

7. Dermografismo o alergia a la presión. Es un tipo de hipersensibilidad relacionado a cualquier golpe  o presión que se haga sobre la piel, lo que generalmente se manifiesta con manchas o urticaria. También puede provocar una hinchazón exagerada y visible en el cuerpo debido a la vasocontricción.

Se detecta mediante un test en el cual se aplica un peso de 10 kilos sobre los hombros, mientras el paciente camina durante 20 minutos. Y tú, ¿a qué tienes alergia?

También os puede interesar: