Salud y bienestar

Los enemigos de la piel en verano

Hace poco ha sido Día Mundial del melanoma y es un buen momento  para advertir de los peligros de la exposición prolongada a las radiaciones solares. Además, los expertos insisten en que hay que proteger la piel del sol durante todo el año y en verano extremar las precauciones.

Tanto los rayos ultravioleta de tipo A como los de tipo B son dañinos para la piel. ¿Sabías que el 80 por ciento de la radiación solar se acumula antes de los 18 años? "A corto plazo producen quemaduras y a medio y largo plazo, cáncer cutáneo y envejecimiento de la piel (arrugas, manchas y telangiectasias -pequeñas venas superficiales de color rojo o violeta-)", ha subrayado la Dra. Aurora Guerra, jefa de sección de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

[Relacionado: Consigue el bronceado perfecto]

Para evitar estos efectos es fundamental evitar la exposición solar en las horas centrales del día, utilizar crema protectora, gafas de sol y ropa que actué como barrera (gorras, sombreros y camisetas). En verano -debido a las altas temperaturas, la acción del sol, el cloro, la sal…- la piel se vuelve muy sensible y tiene tendencia a agrietarse y a sufrir heridas. En este sentido, debemos saber cómo hidratarnos adecuadamente y recordar que cuando se utilice filtro solar, no sea en sustitución de una crema hidratante.

Es conveniente aplicarse crema en el cuerpo cada día, sin olvidar los pies, una de las zonas que más sufre el calor y también la humedad. Los dermatólogos recuerdan que los pies, 'esos grandes olvidados', están sometidos a mayor humedad durante esta época del año. Con el uso de las piscinas y las duchas públicas, las infecciones en las uñas se disparan (onicomicosis) y también los hongos en los pies.

"La humedad favorece la aparición de hongos (sobre todo en personas diabéticas y que toman anticonceptivos o algún antibiótico)", explica la dermatóloga. Por eso es importante, en la medida de lo posible, mantener los pies secos y utilizar antifúngicos". Por otro lado, es cierto que un baño en el mar relaja, tonifica, activa la circulación y resulta beneficioso para determinadas afecciones cutáneas. Pero tiene un pequeño inconveniente: la sal. Ésta se pega a la piel, contribuyendo a su deshidratación, efecto potenciado por el sol. Si no hay ducha de agua dulce en la playa, puedes llevar un difusor con agua para limpiarte la sal (al menos del rostro y el cabello) y aplicarte después un protector solar.

Haz lo mismo cuando salgas de la piscina para eliminar los restos de cloro adheridos a la piel. Aunque lo ideal es utilizar un gorro para proteger el cabello, si no te gusta esta opción, no olvides enjuagarte con agua cada vez que salgas de darte un baño o utilizar un reparador capilar. Los cambios bruscos de temperatura son los grandes enemigos de la belleza pues provocan dilataciones constantes en los capilares cutáneos. Procura alejarte de las salidas de aire acondicionado y regula su temperatura. Bebe mucha agua y refuerza la hidratación de la piel.

[Relacionado: Nos colamos en el neceser de January Jones]

El viento es otro agente externo perjudicial para la piel, para vecerlo utiliza un protector solar más elevado y, al llegar a casa, hidrata la piel generosamente. Si vas a viajar, acostúmbrate a llevar contigo un vaporizador con agua de rosas o un gel de aloe vera para aplicártelo cada cierto rato y calmar la piel. Las picaduras de los insectos son otro de los quebraderos de cabeza del verano. Los repelentes pueden ayudarnos a evitarlas, pero en  caso de que nos piquen, "si nos da el sol o nos rascamos, quedarán manchas antiestéticas que dejarán huella durante uno o dos años", según advierten los especialistas.

Por ultimo,debemos tener en cuenta que en verano solemos modificar nuestros hábitos de descanso y alimentación, durmiendo menos horas y tomando bebidas gaseosas más a menudo, que contienen muchas calorías y no aportan ningún nutriente. Sustitúyelas por agua, jugos de frutas naturales o infusiones heladas. Éstas te proporcionarán mayor hidratación y una buena cantidad de vitaminas y minerales.

También os puede interesar: