Salud y bienestar

Secretos para incrementar la inteligencia

Como cualquier entrenamiento, existe una serie de rutinas que contribuyen a mejorar nuestra agilidad mental. Se pueden ejercitar por separado, sin embargo, un programa integral tendrá muchos más beneficios porque el cerebro no es un órgano aislado que actúe de manera independiente, consta de varias regiones y cada una de estas maneja distintas habilidades.

Las cinco principales actividades que ayudan a mejorar nuestra inteligencia son:

  • Buscar la novedad
  • Desafiarse uno mismo
  • Pensar creativamente
  • Hacer cosas por la vía más difícil
  • Trabajar en grupo

Buscar la novedad

Cuando uno cae en rutinas empieza a utilizar sólo las partes del cerebro involucradas con esas actividades, no hay problema. Pero por desgracia, lo que no se usa se atrofia. Cuando uno busca actividades diferentes a las rutinarias: aprender música, pintura, un nuevo idioma, matemáticas y mil cosas más, está estimulando zonas del cerebro que quizá estén siendo poco utilizadas, y esto, a la larga, contribuye a tener un cerebro más ágil

Desafiarse uno mismo

La gente cree que por jugar los famosos “Brain training” se vuelve más inteligente y no es así, tan solo se vuelve más eficiente en la resolución de los problemas que plantea dicho juego –que no está mal-. Sin embargo, los verdaderos desafíos consisten en aprender un juego y pasar a otro completamente diferente. Por ejemplo, jugamos con el brain training unos cuantos juegos hasta dominarlos y después pasamos a jugar sudoku, y después juegos de memoria para, pasados unos meses, introducirnos en juegos de ajedrez.

Pensar creativamente

Cuando se piensa creativamente se utilizan ambas partes del cerebro, tanto la izquierda cómo la derecha, ejercitándolo de una forma más exhaustiva. De ahí que tratar de resolver los problemas de una manera distinta sea muy recomendable.

[Relacionado: Trucos para mejorar nuestra memoria]

Hacer cosas por la vía más difícil

Cierto que hacer las cosas de la manera más sencilla y eficaz es una muestra contundente de inteligencia. Sin embargo, cuando uno toma los caminos más difíciles y largos para la resolución de problemas, estimula esas zonas “dormidas” del cerebro que no se habían utilizado porque no eran necesarias para realizar dicha actividad. Entonces, si buscamos, sólo a manera de entrenamiento y examinación, la resolución más complicada nuestro cerebro lo agradecerá.

Trabajar en grupo 

Dicen que dos cabezas piensan mejor que una, y si son cincuenta ya ni hablamos. Cierto que ver las cosas desde diferentes ángulos, diferentes visiones enriquecen nuestra propia visión. Es tan simple como si estamos es una red social (Twitter, Facebook, linkedin) y preguntamos sobre algún problema recibiremos muchas formas de enfrentarlo, lo que sin duda nos ampliará nuestro horizonte.

Por: Carlos Gutiérrez. Más artículos de Carlos Gutiérrez aquí